Comunitario

Acceso al agua disminuirá

Estudios ambientales efectuados en años anteriores revelan que en 40 años los pozos para extracción de agua en la capital pasaron de 400 pies de profundidad a mil 500 o más.

Por Carlos Álvarez

Los pozos de la capital han bajado su caudal, entre el 2000 y el 2010, de mil 300 litros por segundo a 750. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los pozos de la capital han bajado su caudal, entre el 2000 y el 2010, de mil 300 litros por segundo a 750. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Se prevé que para el 2050 caiga 25 por ciento menos de lluvia en la zona occidental del país, lo que además de escasez de agua para consumo humano provocará baja producción de energía eléctrica y de alimentos y, como consecuencia, aumentará la conflictividad social.

La perspectiva fue presentada por Juan Carlos Godoy, ecologista de The Nature Conservancy, quien explicó que la variabilidad producto del cambio climático ha hecho que la región sea afectada por más eventos extremos y que las pérdidas que ha tenido el país desde hace más de 15 años suman unos Q70 mil millones, casi un presupuesto nacional, por lo que se podría decir que “Guatemala no ha crecido económicamente en los últimos años”.

El experto afirmó que “no es lo mismo construir infraestructura que reconstruirla”, lo cual ha pasado con Guatemala desde hace más de 15 años, pues ha sido golpeada por fenómenos extremos como el Mitch, Stan y Ágatha.

Proyección no es favorable para el país

Estudios de universidades del país explican que de 25 a 30 años podría llover entre 17 y 22 por ciento menos.

Se prevé expansión del Corredor Seco, debido a que las cuencas tendrán mucho más estrés hídrico.

En los  escenarios más pesimistas, en el 2050 la planta Chixoy podría generar 47 por ciento menos electricidad y 80 por ciento menos para el 2100.

Los pozos  de la capital han bajado su caudal, entre el 2000 y el 2010, de mil 300 litros por segundo a 750.