Comunitario

Corredor seco lleva 24 días sin lluvia

Insivumeh informa que esta semana podrían regresar condiciones propias de la temporada de lluvia.

Por Manuel Hernández

La canpicula prolongada a afectado a varios departamentos del oriente, occidente y meseta central. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La canpicula prolongada a afectado a varios departamentos del oriente, occidente y meseta central. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los sectores más afectados por la canícula prolongada son el oriente, sectores de meseta central y occidente.

“Como habíamos pronosticado la tendencia a reestablecerse del invierno será pasado el 15 de julio, es decir que a finales de esta semana comenzaríamos a sentir los indicios del restablecimiento del invierno lentamente, no va ser de la noche a la mañana“, dijo Eddy Sánchez director del Insivumeh.

Los departamentos donde no ha llovido en el oriente del país son Zacapa, El Progreso, Chiquimula, Jutiapa y Jalapa, en el área central, Chimaltenango y Sololá y en occidente la parte baja de Huehuetenango y Quiché.

Mientras que en Izabal, Petén y San Marcos y la parte alta de Huehuetenango y Quiché la lluvia a sido normal, reportó el Insivumeh.





La canícula de este año comenzó el 18 de junio último, una semana antes de lo previsto por el Insivumeh.

La proyección meteorológica fue que la canícula pueda ser prolongada, similar a la del año pasado –2014–. También existe el temor de que los efectos, además de su impacto en el denominado Corredor Seco, se acentúen en el altiplano.

La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán) cree que, a causa del fenómeno, unas 121 mil familias —aproximadamente 625 mil personas— ya son afectadas a escala nacional.

Perspectiva

París Rivera, jefe del Departamento de Climatología del Insivumeh, explicó que “desde el año pasado se ha monitoreado el calentamiento que ha persistido en el Océano Pacífico, lo que hace favorable que en Centroamérica haya disminución de la lluvia”.

“Ese calentamiento hace que la lluvia se vaya a otros sitios, como Sudamérica. Desde principios de este año avisamos que esas condiciones persistían y que la época lluviosa podría ser deficitaria. Afinando el monitoreo, nos hemos dado cuenta de que eso ha persistido y que ya disminuyeron las lluvias”, dijo Rivera.

En el país se dan dos eventos de canícula. “Uno es en junio y el otro en agosto. Lo que esperamos ahora es que la primera canícula podría unirse con la otra, y ser una canícula prolongada, pero no se descartan algunos eventos de lluvia, porque las condiciones climáticas así lo presentan”, subrayó el citado experto.

También agregó que en el Océano Atlántico habría algún acercamiento de un sistema que genere algo de lluvia, pero esta quedaría en las regiones Sur, Caribe y Norte.