Comunitario

En Guatemala urge regular el agua

Las personas de la provincia viven con limitado acceso al recurso hídrico y el país es uno de los pocos que no tienen una ley.

Por Geldi Muñoz Palala

Las comunidades del área rural, en especial del Corredor Seco, son las que mayor dificultad tienen para acceder a agua entubada, debido a la falta de infraestructura en el país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las comunidades del área rural, en especial del Corredor Seco, son las que mayor dificultad tienen para acceder a agua entubada, debido a la falta de infraestructura en el país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El país cuenta con suficiente agua, pero la falta de  legislación que permita  mejor distribución y  manejo adecuado del recurso hace que cada verano haya escasez en algunas regiones.

Debido al cambio climático, los problemas por el agua se resentirán más en los próximos años, y por ello fuentes consultadas por este periódico consideran urgente contar con una ley al respecto.

En los últimos años se han presentado varias iniciativas al Congreso que no avanzaron por la complejidad del tema y porque algunos sectores se sienten afectados.

Según el Índice de Riesgo Mundial (World Risk Index), Guatemala se encuentra en el cuarto lugar de los países donde hay más probabilidades de sufrir desastres naturales y estar en posición vulnerable para enfrentarlos, por lo que una ley de aguas ayudaría a resolver problemas de saneamiento y acceso a ese recurso.

La especialista en legislación de aguas Elisa Colom comentó que en América todos los países —menos El Salvador y Guatemala— tienen una ley que regula el asunto. Resaltó que desde 1958 hubo alguien que empezó a proponer el tema y que del 2000 al 2016 hubo 14 iniciativas en el Congreso.

Para Colom no existe aún una norma por la falta de visión de los políticos sobre la importancia del agua para el desarrollo, la cual satisface necesidades vitales, económicas, sociales y ambientales, y por la falta de cultura de la población de valorar el recurso.

“Ordenar el uso del agua es lo que hace todo el mundo para satisfacer esas necesidades”, indicó.

Edwin Castellanos, director del Centro de Estudios Ambientales y de Biodiversidad de la Universidad del Valle de Guatemala, comentó que la ley del agua es “un tema bastante complejo”, porque “hay muchos intereses en diferentes sectores con diferentes visiones. Se reconoce que el agua es un derecho y muchos interpretan eso como que yo debo tener agua sin pagar, pero otros los interpretan que es un derecho pero hay que pagar para que la tengan todos. Al final es un hecho que manejar el agua adecuadamente tiene un costo, y debemos tener un pago adecuado por utilizarla”, aseveró.

Castellanos refirió que en la mayoría de casos solo se paga por recibir el agua  en casa, pero no se incluye el costo de limpiar el líquido que se usa.

Añadió que el tema del pago de agua es “álgido”, porque todos quisieran pagar menos, pero el agua es un recurso vital al que se le debe prestar la importancia debida y su buen manejo requiere de financiamiento, lo que implica un pago adecuado por parte de los usuarios y una inversión adecuada de las autoridades.

El experto resaltó que la  mayoría de municipalidades que distribuyen agua no tiene plantas de tratamiento.

Según el viceministro de Ambiente, Alfonso Alonzo, hay 96 mil millones de metros cúbicos de agua en el país, de los cuales se utilizan 36 mil millones, pero indicó que el 98 por ciento de los ríos está contaminado.

Propuestas

El diputado Mario Taracena comentó que debido a que en el Congreso había más de 26 iniciativas, se decidió pedirle a la experta  Colom y a otros especialistas tratar de delimitar un solo proyecto, del cual ya existe un borrador que se debe presentar a la sociedad para evitar que se politice.

Taracena refirió que Colom tiene que reunirse con los 48 Cantones de Totonicapán y población del oriente del país para sensibilizar a la gente. “Técnicamente, la ley avanzó muchísimo. Ahora la parte social nos falta. En la última reunión se le pidió programar esto, y hay una oenegé que lo va a financiar para que no haya partidos políticos ni políticos de por medio”, indicó.

Afirmó que, aunque “es una ley muy importante para el país y es urgente”, es “bien complicada y hay que darle mucho cabildeo”.

Según Taracena, el borrador que se trabajó “no tiene papá. Yo lo hice institucionalmente como presidente del Congreso. Pero sí quiero hablar claro que no es la ley de Taracena, es una ley institucional, de Estado. No queremos que tenga ningún color de partido”, manifestó.

Colom comentó que la Comisión Extraordinaria de Recursos Hídricos les pidió extraer lo mejor de las iniciativas del Congreso y de otros países. Indicó que en el contenido del borrador se trata el sistema de información y planificación, de derechos y obligaciones, de protección de agua con normas para la contaminación, de los cánones por el uso del agua. Además, se establece un régimen económico donde se grava el uso de agua por metro cúbico.

“Introdujimos en esa propuesta un régimen de mediación de conflictos, porque es evidente que hay muchos”, afirmó.

También se incorporó un capítulo de reconocimiento del acceso de agua y saneamiento como un derecho humano, así como sanciones e infracciones.

Magaly Arrecis, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, comentó que por medio del Grupo Cuatro, la comisión del Congreso y la Asamblea Social y Popular se efectuaron 24 sesiones de Diálogos por el Agua en el país de donde surgió una propuesta.

Aseveró que durante el ejercicio varios temas fueron recurrentes, como la escasez de agua, la contaminación, el acceso y administración del agua, y que es necesario que exista una entidad autónoma que se encargue del control, pero que no sea ningún ministerio.

El Viceministro comentó que el año pasado presentaron la iniciativa del Ejecutivo, que incluye lo mejor de otras que están en el Legislativo y que varios expertos y sectores opinaron sobre la misma, incluso Colom. En esta, se considera que el ente rector debe ser la cartera de Ambiente.

Nils Leporowski, presidente de la Cámara del Agro, comentó que sabe que el sector privado tiene una propuesta que van a presentar.

Discusión

Óscar Stuardo Chinchilla, presidente del Congreso, informó que uno de los temas de agenda es la ley de aguas y que convocará para dialogar pues hay varias iniciativas, entre ellas la del Ministerio de Ambiente. Añadió que se podría presentar una sola propuesta.

Leocadio Juracán, congresista de Convergencia, refirió que la propuesta que salió de los Diálogos por el Agua es legítima, técnica y científicamente calificada y que van a presentarla este año. Recordó que en el 2016 entregaron una que se diferencia porque fue consensuada con varios actores.

El viceministro Alonso Alfonzo manifestó que la iniciativa del Ejecutivo pretende fortalecer las cuencas y que haya autoridades para ello.

“Va a tener sus detractores, como todo; pero en el caso nuestro no tenemos ningún interés político en la ley. El presidente no presenta la ley por figurar, sino porque es una necesidad para el país”, afirmó.

No se oponen a norma

Jeremías Álvarez, presidente de los 48 Cantones de Totonicapán durante el 2016, señaló que ellos no se oponen a la ley, solo piden que se respete el modo de vivir y la manera en que conservan el agua en esa región.

Resaltó que ellos se encuentran abastecidos de agua porque se encargan de preservar y limpiar el bosque.

Nils Leporowski, presidente de la Cámara del Agro, refirió que han estado a favor de la normativa, pero que sea “técnica y no  politizada”. Señaló que la norma se debe separar en agua de riego, domiciliar y  de desecho.

Comentó que el año pasado, en las mesas técnicas de cuenca, tuvieron avances en el manejo de agua.