Comunitario

Estudiantes empiezan las clases con carencias 

Alumnos de la Escuela Rural Mixta 779 de la aldea Plan Grande, Palencia, comenzaron el ciclo escolar con precariedades ya que las aulas que prometió construir  la administración anterior de la alcaldía quedaron inconclusas.

Por Edwin Pitán

Estudiantes salen de un aula construida con láminas y madera. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Estudiantes salen de un aula construida con láminas y madera. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Un total de 250 alumnos empezaron a recibir clases en condiciones inadecuadas este lunes. El centro educativo cuenta con tres salones que son parte de una obra inconclusa por la administración de la Municipalidad de Palencia, que fue dirigida por Ramiro Pérez Hernández.

La maestra Nancy Garrido señaló que en noviembre del año pasado las autoridades de la comuna dijeron que en diciembre terminarían de colocar el servicio de energía, ventanas, piso, techo, ventanas y puertas en las aulas, pero no se hizo.

“Si los salones nuevos tienen techos es porque los padres de familia trabajaron y recolectaron dinero para poner láminas”, enfatizó Garrido.

Debido al poco espacio, niños del tercer grado de primaria empezaron su preparación académica recibiendo clases en el patio del centro educativo.

Garrido indicó: “Llevamos muchos años esperando que mejoren las cosas para la escuelita, pero no hay nada claro. Una vez más los alumnos se decepcionan al ver las condiciones de la escuela, y eso afecta el aprendizaje”.

Para no desaprovechar el área de las aulas inconclusas, estudiantes de sexto primaria limpiaron esos lugares para que otros compañeros reciban clases mientras se mejoran las condiciones.

Colaboración

Rosa Garrido de Montenegro, madre de una estudiante, explicó que los padres de familia han tenido que organizar fiestas, competencias de caballos y vender comida para recaudar dinero y así terminar los trabajos que no efectuó la municipalidad.

“Los techos de las aulas los pusieron los padres de familia. Se construyeron tres sanitarios para los estudiantes y profesores. Hemos gastando como Q7 mil. Ese dinero se recaudó con actividades”, manifestó Garrido de Montenegro.





Sin refacción

Otro de los inconvenientes que enfrentan los estudiantes en este establecimiento es la falta de refacción escolar. El Ministerio de Educación no ha desembolsado los recursos financieros a la asociación de padres de familia para que compren alimentos.

“El dinero que dan para la refacción escolar es por trimestre y hay que gastarlo de manera adecuada para que alcance. El aporte no siempre llega puntal. Por ejemplo, en los últimos tres meses del año pasado el Ministerio de Educación ya no envió dinero”, puntualizó.