Comunitario

Gobernación atribuye extorsiones a los paisas

El grupo criminal conocido como los paisas no son miembros de pandillas, pero se dedican a las extorsiones desde hace al menos un año, afirmó el ministro de Gobernación Francisco Rivas.

Por Carlos Álvarez y Guillermo Ramírez

Francisco Rivas, ministro de Gobernación, informa sobre el grupo criminal Los Paisas. (Foto Prensa Libre: Mingob)
Francisco Rivas, ministro de Gobernación, informa sobre el grupo criminal Los Paisas. (Foto Prensa Libre: Mingob)

El funcionario aseguró que los paisas “no son precisamente miembros de una pandilla, pero algunos sí están recluidos en centros carcelarios, y tienen grupos operativos en las calles”.

“En este tipo de grupos es que estamos enfocando los esfuerzos, a efecto de esclarecer su forma de operar, para desarrollar la persecución en su contra”, afirmó el funcionario, durante un Foro de Competitividad realizado este miércoles.

Rivas explicó que de forma preliminar se sabe que el grupo no es una estructura tan desarrollada como las pandillas sino grupos individuales.

“Una de las acciones que tenemos para combatirlos es impulsar y desarrollar la reforma al Sistema Penitenciario; sabemos que los privados de libertad comenten muchas acciones delictivas”, agregó el ministro.

El titular de Gobernación agregó que aún falta establecer un mecanismo de control, pero ya hay una propuesta en construcción para implementar un proceso que permita tener la seguridad de que los reos ya no sigan delinquiendo, aún si guardan prisión.

Rivas agregó que no hay un dato definido de cuánto influye este grupo en las extorsión. “No tienen el nivel ni capacidad como pandilleros, pero sí influyen en las extorsiones”, aseveró.

Las autoridades a través de las investigaciones han identificado que este grupo criminal tiene un actuar muy similar al de los pandilleros.

“En algunas ocasiones se hacen pasar por ellos  —pandilleros—,  incluso usurpan nombres de cliclas y de sus miembros”, dijo el funcionario.

Por último se sabe que esta organización opera en Quetzaltenango y el suroccidente del país, la información inicial sugiere que están operando desde hace un año.