Comunitario

Presupuesto para Salud causa división

El presupuesto solicitado por las autoridades del Ministerio de Salud para el 2017, de Q6 mil 800 millones, enfrenta a estas con los directores de hospitales nacionales y de áreas de Salud, debido a que los médicos consideran que es insuficiente.

Por M. Hernández A. Orozco y E. Pitán

Varios directores de hospitales conversan entre sí y con representantes del Colegio de Médicos, en el Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Varios directores de hospitales conversan entre sí y con representantes del Colegio de Médicos, en el Congreso de la República. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Las diferencias se hicieron evidentes ayer durante una citación a la Comisión de Salud del Congreso.

Pese a que 73 directores estaban citados a la reunión con diputados, solo unos 25 se hicieron presentes y aseguraron que había oposición de las autoridades de Salud, debido a que la citación se centraría en el presupuesto de la cartera para el próximo año.

Fuentes del Ministerio confiaron que la ministra, Lucrecia Hernández Mack, llamó por teléfono a los funcionarios para solicitarles que no se presentaran al Legislativo.

El director del Hospital de Chimaltenango, Amílcar Anleu, afirmó estar preocupado por “la agenda de miedo institucional” contra los directores que, a pesar de ser mal remunerados, siguen trabajando.

“El sistema de salud está colapsado y nosotros vamos a ser los responsables, porque atrás de esto hay personajes oscuros que van a tratar de privatizar la salud, y yo responsabilizo a las autoridades por lo que me pueda suceder”, subrayó Anleu.

El vicepresidente del Colegio de Médicos, Carlos Torres, manifestó que en el Plan Operativo Anual de esa cartera se solicitaron de presupuesto Q11 mil millones; no obstante, se pidieron Q6 mil 800, lo que deja 35 por ciento de brecha.

“Esto significa que el presupuesto no va a alcanzar y van a terminar el año con deuda, y ¿qué va a hacer la Contraloría? Volverlos a demandar”, expuso.

Sin rumbo

La jefa de Supervisión Hospitalaria de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Zulma Calderón, señaló que está preocupada por la “desorientación” en el Ministerio de Salud desde el marco de derechos humanos.

“Vemos a la señora ministra en donde, de forma pública, solicitaba más impuestos para el presupuesto, pero luego dice lo contrario. Estamos a un par de días de desabastecimiento de oxígeno, pero para eso no hubo amparo. ¿Cuáles son las verdaderas prioridades del Ministerio de Salud? ¿Hacia dónde están enfocados?”, cuestionó.

El presidente de la referida sala legislativa, Luis Hernández Azmitia, consideró que la funcionaria impulsa un presupuesto que sigue siendo el más bajo de América Latina, a pesar de que el país afronta una de las peores crisis. “Lo que hace es disminuir el presupuesto a las áreas de Salud y engrosa el del área administrativa”, refirió.

Ya elaborado

En cuanto al presupuesto del Ministerio de Salud para el próximo año, Hernández Mack explicó que piden Q1 mil 200 millones más —el presupuesto de este año es de Q5 mil 531 millones—.

“Ese es un presupuesto que encontramos ya elaborado cuando entramos en agosto; es un presupuesto que puede ser mejorado en términos de la distribución. Le presentamos a la Comisión de Finanzas una propuesta de mejora”, manifestó Hernández Mack al finalizar la reunión de gabinete en la Casa Presidencial.

Agregó: “Sí le estamos quitando a la administración central. Hay que tomar en cuenta que esta administración realiza compras centralizadas, como vacunas, métodos de planificación familiar, antirretrovirales y otros medicamentos. Y eso significa que planta central necesita presupuesto”.

Acción legal

La citación se efectuó pese a que la Corte de Constitucionalidad (CC) amparó a las autoridades de Salud para que fuera suspendida, debido a que se consideraba fuera de la Ley.

Hernández Mack accionó en la CC contra la circular 29, que citaba a los directores a una reunión en las instalaciones del Colegio de Profesionales, en la zona 15, por parte del diputado Hernández Azmitia, presidente de la Comisión de Salud del Congreso.

Debido a la acción, Hernández Azmitia cambió el lugar de la citación y, según la circular 30, se llevaría a cabo en el lugar conocido como Pasos Perdidos, en el Palacio Legislativo.

El viceministro de Salud, Adrián Chávez, afirmó que no habrá “represalias” contra quienes se presentaron, pero se verificará si se cumplió con el procedimiento de informar y tener aprobación de la autoridad superior, en este caso de la Dirección General del Sistema Integral de Atención en Salud.

No hay  restricción

La ministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, indicó que a los directores no se les restringe exponer la situación en la que trabajan. “Lo único que se hizo fue enviarles un oficio en el que se les explicó que no atendieran citaciones o audiencias que no cumplieran con los requisitos de Ley”, manifestó.

“Al contrario, somos funcionarios y debemos rendir cuentas del trabajo que realizamos”, agregó.

Población enferma

Marvin Gutiérrez, director del Hospital de Cobán, manifestó que el Ministerio de Salud se queda corto para la atención de pacientes.

“Si nosotros operamos con un mal presupuesto en el 2017, ahí vamos a tener más problemas de los que hemos venido solventando en el 2016. Va a haber más población, más enferma y con problemas como la muerte de neonatales y enfermedades crónicas”, explicó.

Se pierden recursos

El viceministro de Salud, Adrián Chávez, explicó que citar a 73 directores genera costos por  viáticos por unos Q200 mil.

Chávez aseguró que debe considerar la pérdida de tiempo, la logística para trasladar a los citados y los recursos para hospedaje y alimentación.

El funcionario afirmó que no hay resistencia de la cartera a la fiscalización, pero cuestionó que se haga fuera de Ley.