Comunitario

Río Pinula mantiene en zozobra a vecinos 

La corriente se llevó el patio de una casa, pero sus habitantes se aferran a ella, mientras que 20 casas lucen destruidas en Villa Hermosa 1

Por Edwin Pitán

cINDY hERNÁNDEZ observa desde el segundo piso de su vivienda cómo crece el cauce del río Pinula debido a la intensa lluvia. En el 2013 la corriente destruyó el patio trasero y otras casas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
cINDY hERNÁNDEZ observa desde el segundo piso de su vivienda cómo crece el cauce del río Pinula debido a la intensa lluvia. En el 2013 la corriente destruyó el patio trasero y otras casas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Hace 20 años la familia Hernández compró un terreno en el sector dos de la colonia Villa Hermosa 1, en la zona 7 de San Miguel Petapa, y construyó una casa de dos niveles. Atrás del inmueble corría el caudal del río Pinula, y parecía ser un lugar privilegiado hasta que en el 2013 el panorama cambió, el sector se volvió inseguro debido a que aumentó el cauce del río y destruyó 10 casas.

La tragedia ocurrida hace tres años destrozó los sueños de varias familias, y algunas, pese al peligro, aún viven en las casas dañadas con la esperanza de tener un hogar. Es el caso de Cindy Hernández, quien vive en un inmueble deteriorado junto a su padre, Octavio Hernández, de 70 años, y sus  hijos menores. Ellos permanecen aferrados a su casa porque es su único patrimonio.

Daños

La vivienda quedó dañada en el 2013 cuando el río Pinula arrastró el patio trasero y las casas contiguas fueron destruidas. Desde entonces, los Hernández se convirtieron  en los únicos vecinos en  habitar ese sector de la colonia.

La destrucción ocasionada en  la casa  los obligaron a reubicar los ambientes. En la actualidad la sala de la vivienda está  a una altura de unos  siete metros sobre la orilla del río.



Viviendas abandonadas siguen siendo socavadas por el río Pinula, en Villa Hermosa 1, zona 7 de San Miguel Petapa. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Viviendas abandonadas siguen siendo socavadas por el río Pinula, en Villa Hermosa 1, zona 7 de San Miguel Petapa. (Foto Prensa Libre: Esbin García)


La tragedia los obligó a construir otras habitaciones con láminas y madera  en una vía de la calle y la banqueta. Las autoridades municipales autorizaron, por emergencia, que ocuparan esos espacios.

En lo que fue la fachada de la residencia de dos niveles se improvisó la colocación de unas escaleras de madera para  subir a la terraza.

Otras tres familias cercanas a ellos sobreviven en similares condiciones.

Peligro

Los hijos de Hernández habitualmente juegan o ven la televisión en el ambiente de la sala. En esa habitación casi siempre hay una puerta cerrada,  la misma que antes daba acceso al patio y que en la actualidad da paso a la ladera del Pinula.

“Como madre siempre estoy vigilando a mis niños porque el peligro lo tengo en todos lados, si un niño abre la puerta en la sala puede caer al río”, explicó.



Los hijos de Hernández juegan cerca de la puerta  hacia la ladera del río y donde antes estaba el patio de la casa. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Los hijos de Hernández juegan cerca de la puerta hacia la ladera del río y donde antes estaba el patio de la casa. (Foto Prensa Libre: Esbin García)


En la habitación en la cual duerme  la familia hay una ventana, y se puede ver desde ella como crece el caudal del río cuando llueve.

“Es un riesgo estar en esta casa, pero tenemos necesidad, no hay dinero para ir a alquilar  o comprar una nueva”, se lamentó Hernández.

Desde  la sala insegura o el dormitorio poblado se observa y hasta se escucha el torrente.  “Cuando llueve, no duermo. Siempre ando atenta a los retumbos del río porque puede crecer y arrastrarnos”, relató.

El pasado 2 de septiembre  Hernández grabó con su celular el momento en que el río aumento su caudal con las fuertes lluvias y destrozó las paredes de una vivienda deshabitada.

“Vivir aquí es demasiado peligroso. Mi hijo más grande se preocupa cuando llueve y se escuchan ruidos fuertes que vienen del río;  lo abrazo para que no sienta miedo”, precisó.

En el 2014 y 2015 el río Pinula destrozó otras casas en el área, y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres la declaró en alto riesgo.

Pese a las advertencias, la familia Hernández permanecerá en la vivienda que un día construyó con el anhelo de formar un hogar.

Por ahora lo hacen con miedo, pues la lluvia de las últimas semanas continuó socavando los cimientos de casas que, como la suya, están en la ruta del riesgo.

Riesgo latente

En el 2013, el cauce del río Pinula creció y destruyó 10 viviendas.

  • El afluente dañó cuatro casas más en el 2014.
  • En el 2015, seis casas que ya habían sido abandonadas fueron  destruidas.
  • Las familias afectadas que perdieron su patrimonio no recibieron ayuda gubernamental.
  • La Conred declaró el sector 2 de Villa Hermosa 1 como de alto riesgo, por la destrucción que causa el río Pinula.
  • En Villa Hermosa 1 quedaron sin vivienda 20 familias.
  • Se cree que, en el área, unos 25 kilómetros cuadrados de  terreno están en riesgo de inundaciones. 
  • La crecida del río se debe a la disminución de la filtración de agua en el suelo ya que cada vez más  drenajes desfogan en él.
  • Conred estima que unos 10 millones de personas  a escala nacional   son vulnerables a inundaciones.