Padres de víctimas de masacre lamentan que sus hijos no escucharon consejos

Los padres de dos de las víctimas de la masacre que se perpetró la noche del domingo último en Guastatoya, El Progreso, relataron que a pesar de que habían aconsejado a sus hijos para que no se involucraran en hechos delictivos, no pudieron evitar que murieran de forma violenta.

Por Hugo Oliva / Guastatoya

Peritos del Ministerio Público recaban evidencias en vivienda donde cuatro hombres murieron, en Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Peritos del Ministerio Público recaban evidencias en vivienda donde cuatro hombres murieron, en Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

El hecho se registró en una vivienda que según vecinos funcionaba como centro de distribución de droga, en la lotificación Aldana, en el referido municipio. 

Las víctimas fueron identificadas como Mario Roberto Pinto Chávez, de 55 años; Gerson Francisco Méndez Chacón, 30; José Adán Garrido Cardona, 26, y José Manuel Cruz Tabique, 23.

Eduardo Méndez Sosa, padre de una de las víctimas, dijo que constantemente aconsejaba a su hijo Gerson Méndez, debido a que tenía amistades que lo inducían a comportarse de forma incorrecta.

“Mi hijo era muy soberbio. Esto le pasó por las malas amistades que tenía. El 27 de junio del año pasado lo atacaron y le dieron nueve balazos. Sobrevivió pero quedó afectado de una mano y hace poco le habían reconstruido una de sus piernas; sin embargo, no cambió su comportamiento”, dijo Méndez Sosa.

Consumía drogas

Baudilio Eustaquio Cruz, quien identificó el cadáver de su hijo, José Manuel Cruz, refirió que tenía planeado llevarlo a un centro de rehabilitación, debido a que tenía problemas de consumo de drogas.

“Mi hijo tenía un amigo que se lo llevaba para hacer sus fechorías. Yo le decía que no se involucrara en cosas malas, pero no hizo caso. Lamentablemente, ahora que lo mataron, solo me quedó la intención de ayudarlo”, indicó Cruz.

Investigadores policiales indicaron que una de las personas era propietaria de la vivienda y que los atacantes al parecer buscaban algún objeto de valor, pues los artículos del inmueble fueron lanzados al piso y había desorden.

Agregaron que se investiga si el cuádruple crimen fue ocasionado por disputas entre narcotraficantes.