Bandas que se dedican al robo de vehículos operan con impunidad

El hurto y robo de vehículos parecieran ser delitos incontrolables, que generan jugosas ganancias a las bandas que operan en la  provincia, sin que las autoridades correspondientes logren minimizar de forma sustancial las estadísticas por año, principalmente en  Escuintla, Quetzaltenango, Alta Verapaz, Sacatepéquez, Chimaltenango y Huehuetenango, además del área metropolitana.

Por corresponsales /Provincia

Autoridades revisan el lugar donde se efectuó un allanamiento, en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Autoridades revisan el lugar donde se efectuó un allanamiento, en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Si bien el robo de automotores no está tipificado en la legislación guatemalteca como tal, los infractores podrían ser sancionados con prisión de tres a 15 años, con la figura delictiva de robo o robo agravado.

El hurto —cuando los vehículos son tomados sin violencia— y robo —con uso de fuerza— se encuentran entre los  delitos más denunciados en el Ministerio Público (MP),  por debajo de la  violencia contra la mujer y amenazas.

22 mil vehículos han sido reportado robados en los últimos tres  años, según el Ministerio Público (MP).

De acuerdo con datos preliminares de la Policía Nacional Civil (PNC), hasta noviembre de este año se habían  reportado siete  mil 555 vehículos  robados, con un aumento  de 237 en  comparación  con el 2014,  cuando fueron reportados siete mil   318 hechos;  y en el 2013, siete   mil 191.

El departamento de Guatemala es el que registra el mayor número de robos, con seis  mil 101; seguido por Escuintla, con 836; Quetzaltenango, 380;  Sacatepéquez,  235; Alta Verapaz, 124; Chimaltenango, 101; y Huehuetenango,  71. Quiché y Sololá son los que  menos casos reportan,   con nueve  cada uno en  el 2015.

Más allá de los esfuerzos   de la  PNC y el MP por  contrarrestar ese  flagelo, este año solo se han recuperado 539  vehículos de los siete  mil 555 que han sido  robados, cifra muy lejana  a los mil 667 que fueron reubicados  en el 2014.



Gran parte  de los vehículos robados en la provincia  son desmantelados en talleres clandestinos para  comercializar sus   piezas. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Gran parte de los vehículos robados en la provincia son desmantelados en talleres clandestinos para comercializar sus piezas. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)


Motocicletas

El panorama no es nada alentador para los propietarios de motocicletas, pues  en los últimos años el número de  robos se ha incrementado  en  forma considerable, ya que  el MP  ha  recibido en lo que va del 2015 siete mil 73 denuncias en todo el país.

13 mil 250 denuncias de  robo de motocicletas  recibió hasta noviembre de este año el MP.

Solo en Escuintla, hasta noviembre   se  tenían registrados  mil 245 robos, en tanto que el 2014 cerró con mil 101, según la PNC.

Las autoridades  de ese departamento  ven con preocupación ese tipo de hechos  y apuntan  a que la falta de denuncias  hace que las bandas de robacarros y robamotos operen con impunidad.

Investigadores de la Comisaría 31 de Escuintla informaron que en la cabecera  investigan a cuatro grupos que roban vehículos.

La PNC   aseguró que los  delincuentes  tienen  diferentes  formas de  operar; algunos  buscan al  propietario del vehículo   y le  piden una extorsión de entre Q1 mil  y  Q10 mil, otros  clonan  los  automotores  a  través de alteraciones de  números de motor y chasis y luego los venden, y hay quienes los  desmantelan para  comercializar las  piezas, lo que les  genera grandes  ganancias.

Las estadísticas de robo de vehículos de los últimos años colocan a  Chimaltenango  como un punto rojo, pues hasta  noviembre último   164  motocicletas  habían  sido robadas, comparado con las 110 del 2014.  Además,      en el 2013  fueron robados 209  automotores,  en el 2014,   122 y hasta noviembre último se habían documentado    101 casos.

Saúl Hernández, jefe de la Comisaría 73 de  Chimaltenango, reconoció que los  números siguen siendo alarmantes, pero  que han disminuido los  robos.

“La cabecera, San Martín Jilotepeque, El Tejar, Parramos, Patzicía y Tecpán Guatemala son  los más afectados”, comentó Hernández, quien  agregó que los picops  son los más buscados por los delincuentes.

Roberto Cermeño, subjefe  de la Comisaría 41 de Quetzaltenango, indicó que implementan  planes para  contrarrestar las acciones de los  robacarros, que operan en las  zonas 1 y 3 de esa  ciudad.

Investigadores de la PNC de Quetzaltenango aseguran que  el 70 por ciento de los vehículos robados son  picops, y el  30 por ciento, automóviles de modelos de 1984 al 2005.

“La mayoría de carros robados son desmantelados y las piezas  vendidas para repuestos.  Sabemos que por un vehículo robado  un delincuente  obtiene Q5 mil, pero quienes los desmantelan reúnen  entre Q10 mil y Q20 mil por la venta de piezas”, enfatizó.



El robo  de motocicletas   afecta varios sectores de  Escuintla, según fuentes policiales. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)
El robo de motocicletas afecta varios sectores de Escuintla, según fuentes policiales. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)


Salen del país

Petén se encuentra entre los cinco departamentos con menos registro de robos de automotores,  pero es utilizado como ruta para sacar los vehículos   del país, según un investigador de la Comisaría 62 que pidió  omitir su nombre.

En lo que  va  del año la PNC  reporta siete mil 555 robos de carros en todo el país.

“El tráfico de vehículos   va en aumento y los reportes de robos  son escasos”, agregó.

“La  mayoría de carros que se han recuperado  este año son de otros departamentos, esta región es utilizada como un puente para los delincuentes  que buscan llegar a zonas fronterizas con México y Belice”, señaló.

Añadió que este año, en el área central —San Benito, Santa Elena y Ciudad Flores— hay  solo tres reportes de  robo.

Según el investigador, se tiene conocimiento de que dos bandas de robacarros son las que operan en esa región.

Para contrarrestar ese delito, la referida comisaría implementa el   Plan Cuadrante, el cual consiste en dar seguridad  en semáforos y en rutas principales.

Avance tecnológico

Este  año    las  autoridades de seguridad   habilitaron  la aplicación  PNCmóvil, que permite  verificar si un   vehículo tiene reporte de robo.

El 25  de noviembre   se  allanó  un taller clandestino en la aldea Pasac II, Cantel, Quetzaltenango, donde fueron  halladas piezas de vehículos, supuestamente robados, valoradas en más de Q1 millón. Por ese caso, Melvin Sacalxot García fue ligado a proceso judicial.

El lunes  último, Maynor Guzmán Coy, de 24 años, y  Andy Prior Coy, 16, fueron detenidos en San Benito, Petén,  cuando se transportaban en una motocicleta robada.

El 25   de noviembre último, la PNC  capturó a Héctor Revolorio  Santos García  y Luis Sagastume cuando se desplazaban en un automóvil con reporte de robo, en Melchor de Mencos, Petén.

Aumento de la criminalidad

Édgar Celeda,   jefe de la  División de Justicia y Seguridad Ciudadana, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, señaló que  el robo de vehículos es el reflejo del incremento de la criminalidad en Guatemala, la cual  afecta  desde gobiernos anteriores.

“Tengo una hipótesis o impresión de que el número de  robos  ha bajado porque hay una migración preferente a  otros actos criminales”, comentó.

El abogado  Gustavo Juárez refirió  que en el Código Penal el robo de vehículos no existe como delito, pues  es un hecho  que debe encuadrarse  como robo y si se utiliza un arma de fuego o violencia para cometerlo  se puede

emplear el término “agravado”.

Juárez explicó  que de los  artículos 251 al 255 del Código Penal se hace referencia al robo, y que depende de la gravedad del caso pueden dictarse de tres a 15 años de prisión.

Por O. Felipe, R. Escobar, J. Rosales,

C. Paredes y C. Ventura.