Pacientes renales viven calvario en la provincia

Todos los días decenas de enfermos renales de la provincia viven un calvario en busca de un tratamiento adecuado, pues deben hacer grandes inversiones en medicamentos y traslado a hospitales especializados, ya que el Estado ofrece pocas opciones para ese sector de la población.

Por Enrique Paredes

Archivado en:

Escuintla Renales Salud
Paciente con problemas renales es trasladada en ambulancia desde el Hospital Regional de Escuintla a la sede de Unaerc, ubicada en la zona 1 de la cabecera. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)
Paciente con problemas renales es trasladada en ambulancia desde el Hospital Regional de Escuintla a la sede de Unaerc, ubicada en la zona 1 de la cabecera. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

Juana Yan, originaria de La Gomera, señaló que su hijo Cristian Efraín Yan, de 27 años, padece una enfermedad renal desde hace cuatro años, por lo que tres veces a la semana viajan a la cabecera de Escuintla en busca de atención en la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (Unaerc).

Agregó que en cada viaje gasta Q125 en el pago de pasajes y comida para ambos.

Testimonios

“Al mes gasto unos Q1 mil 500 en pasajes. Soy madre soltera y no tengo mayores ingresos. A veces algunas personas me ayudan con los gastos, pero es difícil comprarle a mi hijo sus medicamentos. Con la diálisis los enfermos renales quedan débiles y necesitan vitaminas, y en algunos casos, antibióticos”, expresó Yan.

Pilar Estupé acompaña a su esposo, Juan Malín, 74, a Unaerc de Escuintla, quien desde hace tres años padece de complicaciones en los riñones. Llegan desde El Socorro, Pasaco, Jutiapa, pero debido a que cada viaje les representa unos Q350, solo acude dos veces por semana.

“Por lo mucho que gastamos en llegar a Escuintla nos quedamos sin dinero para comer hasta que regresamos a nuestra casa”, refirió Estupé.

Agregó que también les resulta difícil comprar las vitaminas que su esposo necesita para continuar con el tratamiento en casa, pues una sobrina los apoya con el dinero del transporte y no tienen otro ingreso.

Explicó que antes acudían a la sede de Unaerc de la capital, pero debido a la gran cantidad de personas que atienden en ese lugar debían esperar hasta dos días para conseguir turno.

“Sería de mucha ayuda contar con un centro más para atender a más enfermos”, concluyó Estupé.

Cifras alarmantes

Según datos publicados en el sitio de Unaerc, en el 2015 se registraron mil 736 pacientes nuevos en el país, es decir, un aproximado de 145 al mes, mientras que en el 2016 fueron mil 354, unos 113 por mes.

Brindan atención

Según personal de Unaerc de Escuintla, ubicada en el tercer piso del Hospital Privado Génesis,  se atiende a 185 pacientes renales provenientes de  Santa Rosa, Escuintla, Amatitlán, Villa Nueva, Suchitepéquez, Retalhuleu, San Marcos y Jutiapa.

Roberto Calvo, director del Hospital Regional de Escuintla, comentó que debido a inconvenientes, autoridades de Unaerc   anunciaron   que sería cerrada y que los pacientes tendrían que viajar a la capital, por lo que se ofreció a construir una sede en el nosocomio.

“El espacio está ahí. Solo falta el financiamiento, pero eso está en manos del Ministerio de Salud”, dijo Calvo.  

Agregó que ese hospital recibe unos 30 pacientes renales al mes, quienes son estabilizados y trasladados a Unaerc, por lo que considera necesaria la construcción de otra unidad especializada.