Masacre de familia causa indignación en Jalapa

Indignación y consternación viven pobladores de Jalapa, quienes han manifestado su rechazo por el asesinato con saña de dos adultos y dos menores el jueves último, en la aldea Juan Cano, de Monjas.

Por Hugo Oliva / Monjas

Féretro de una de las víctimas de la masacre en la aldea Juan Cano, Monjas, Jalapa, es llevado a la morgue local. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Féretro de una de las víctimas de la masacre en la aldea Juan Cano, Monjas, Jalapa, es llevado a la morgue local. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

Familiares de las cuatro víctimas se niegan a dar información sobre lo ocurrido, pero muchos vecinos coinciden en que la muerte de Adelmo Marroquín Santiago, de 29 años; su esposa, Irma Elizabeth Portillo Cardona, 36; y sus hijos, Anderson y Catherin Marroquín Portillo, 9 y 5 años respectivamente, se debió a una venganza personal.

Otto Portillo, hermano de la mujer ultimada, comentó mientras esperaba los cuerpos de sus familiares en la morgue local: “Realmente no sabemos por qué los mataron, pero por la forma tan cruel, se nota que había mucho odio en los victimarios”.

“Hace cuatro años mataron a la hija de mi hermana, ella se llamaba Sindy Portillo, tenía 13 años, y ella estaba embarazada. También mataron al muchacho con el que vivía, que se llamaba Carlos Hernández, de 18”, señaló Portillo.

Otros familiares agregaron que los crímenes de Sindy y Carlos, quienes fueron ultimados el 10 de junio de 2011, tienen similitud con la masacre del jueves último, ya que en aquella ocasión los victimarios les dispararon y luego les cortaron el cuello con arma blanca.

“A Sindy le dispararon luego de que mataron a Carlos, ella salió corriendo y le dispararon por la espalda. Luego se acercaron y le dieron vuelta al cuerpo, porque cayó boca abajo, y le dieron con un machete en el cuello, en la cara y le cortaron las manos. Creemos que la misma persona que los mató a ellos, pudo haber sido quien cometió este nuevo crimen”, comentó un familiar que pidió el anonimato.

Las autoridades indicaron que examinaron el área y finalizaron a las 2 horas de este viernes, lograron identificar que se utilizaron tres tipos de armas de fuego y un arma blanca.

Cecilia Aguirre, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos en Jalapa condenó el hecho y exigió que se investigue a fondo lo sucedido, para dar cuanto antes con los responsables de la matanza.

“Lamentamos que las familias estén siendo víctimas de este tipo de agresiones tan fuertes, por lo que exigimos al Ministerio Publico que haga las investigaciones para dar con los responsables y que todo el peso de la ley caiga sobre quienes cometieron esta masacre”, dijo.

“No es posible que sigan dándose estos hechos. Hace unas semanas sucedió la masacre en la aldea El Durazno, en San Pedro Pinula, y a la fecha no hay ningún resultado que señale a presuntos responsables o el móvil de las muertes”, finalizó Aguirre.

Otras matanzas

El 9 de marzo de 2015, tres hombres y una mujer fueron masacrados en el interior de una finca en el sector conocido como La Piedrona, a 25 km de San Francisco, Petén.

El 26 de febrero de este año, tres integrantes de una familia fueron masacrados en una vivienda en la aladea El Durazno, San Pedro Pinula, Jalapa.

El 10 de febrero último se registró la muerte de cinco hombres en el asentamiento Línea Férrea, en Palín, Escuintla, en lo que las autoridades calificaron como un ajuste de cuentas entre pandillas.

El 20 del referido mes, tres hombres que supuestamente robaban café en grano, en la finca Río Blanco, aldea La Carretera, San José Acatempa, Jutiapa, fueron ultimados presuntamente por el guardia del inmueble.