Comunitario

Pilotos de Peronia suspenden servicio de buses por ataques

“No más muertes” es la exigencia que los pilotos de buses de la ruta de Ciudad Peronia, Mixco, zona 8, piden para reactivar de manera regular el servicio de transporte.

Por Jessica Gramajo y Byron Vásquez

De nuevo los habitantes de Ciudad Peronia se encontraron con el estacionamiento de buses vacíos, pues los pilotos volvieron a suspender el servicio cansados de la violencia contra ese gremio.





Y no es para menos, en 12 días han sido víctimas de tres ataques en donde fueron asesinados un piloto y un ayudante, en diferentes hechos. ¿Por qué? porque se rehusaron a pagar la extorsiones que grupos delincuenciales les exigen a diario.

Hoy, el servicio quedó paralizado desde la madrugada y los pilotos prometieron que se reestablecería “de manera irregular” a eso de las 10 horas, pero exigen que se les brinde seguridad, y que por lo menos vaya un agente de la Policía Nacional Civil en cada bus.

Aunque los pilotos están conscientes de que al paralizar el servicio afectan a la población, dicen estar cansados de salir a trabajar con miedo de ya no regresar, ya que los extorsionistas, les exigen fuertes sumas de dinero que ya no pueden pagar.

Pese a que la exigencia es seguridad, Prensa Libre pudo constatar que no había ningún agente de la PNC ayer en el estacionamiento de buses, ni en los lugares más peligros del trayecto de Guatemala hacia Peronia.



Afectados

En medio de los pilotos y las fuerzas de seguridad está la población, quienes para poder transportase a sus labores diarias han tenido que pagar hasta Q15, que es lo que cobran los vehículos particulares por llevarlos hasta El Trébol.

Hacia el Centro Comercial Pacific Center el transporte improvisado cobra Q10 y Q5 al lugar conocido como La Fuente, ubicado el bulevar principal de San Cristóbal, zona 8. Estos precios son más de la mitad de lo que cobra el servicio regular.

Muchos vecinos han optado por no salir, porque también se vuelve peligroso para ellos, ya que los ataques continúan contra los pilotos y una bala perdida podría afectarlos.

Desde hace varios meses dueños y pilotos de buses han recibido amenazas, éstas se concretaron el 17 de julio cuando se reportó el primer ataque luego de que se negaran a pagar más de extorsión, en ese hecho falleció un ayudante y un chofer resultó herido.

La tragedia se repitió el 22 de julio, una nueva familia quedó veló a un piloto. Ese fue el detonante para que se decidiera suspender el servicio el viernes, día en que se realizó el paro por primera ocasión.

Aunque el lunes se reactivó el servicio de manera irregular, ayer se registró un nuevo ataque en donde resultaron ilesos el piloto y el ayudante. Hoy volvieron a paralizar.

Según la Procuraduría de Derechos Humanos en lo que va del año han sido asesinados 41 pilotos y 21 ayudantes de diferentes rutas.