Sectores exigen candidatos a gobernador con deseos de servir

Capacidad, integridad, honestidad y vocación de servicio, son algunas de las principales características que deben tener los nuevos gobernadores departamentales que designará en  los próximos días el presidente Jimmy Morales, según  críticos y líderes comunitarios.

Por corresponsales / Provincia

En Retalhuleu esperan que sea seleccionada una persona idónea, que llegue a sustituir a Ángel Hermógenes Martínez, tercer gobernador nombrado en los últimos cuatro años. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)
En Retalhuleu esperan que sea seleccionada una persona idónea, que llegue a sustituir a Ángel Hermógenes Martínez, tercer gobernador nombrado en los últimos cuatro años. (Foto Prensa Libre: Jorge Tizol)

“Deben ser personas que conozcan las necesidades de su departamento, para que sean un verdadero enlace entre el Gobierno y la población”, comentó Christhians Castillo, analista y representante de la Universidad de San Carlos, ante el Consejo Comunitario de Desarrollo de   Sacatepéquez.

“Es un puesto político, y por ello  no se puede exigir una carrera académica, pero se espera que la persona  tenga experiencia en gestión pública”, agregó Castillo.

“Siempre han sido designados por compadrazgo político”, expuso Matías Gutiérrez, representante de oenegés de Quiché.

Manfredo Maldonado Hip, profesional de Derecho de Retalhuleu,  refirió que para designar a los gobernadores se mueven intereses de los partidos políticos. “Son puestos que únicamente buscan intereses y beneficios propios”, señaló.

Jeremías Álvarez,   presidente de los 48 Cantones de Totonicapán, lamentó los desaciertos que han tenido los anteriores presidentes en nombrar a los gobernadores; tal es el caso que en su departamento, en ocho años han designado a  cinco funcionarios.

Poca credibilidad

“El sueldo  no pasa de Q18 mil mensuales. La ambición por el poder local es grande, al tener mando sobre las diferentes  instituciones de Gobierno”, comentó Álvarez.

“La falta de transparencia es una de las debilidades de este cargo,  ya que   nunca han rendido cuentas”, expresó el politólogo Carlos Amézquita.

Según el artículo 47 de la Ley del Organismo Ejecutivo, los gobernadores tienen por obligación  presidir el Consejo Departamental de Desarrollo Urbano y Rural, velar por la efectiva ejecución del presupuesto de inversiones asignado a su departamento y realizar el seguimiento, así como evaluar su ejecución, entre otros.

Analistas expresan que la funcionalidad del puesto de gobernador ha sido criticada en los últimos años, y se ha prestado para actos de corrupción porque este tiene comunicación directa con el gobernante de turno, ya que es  el coordinador del Codede, por lo que cuenta con   poder para influir en la contratación de empresas específicas para la ejecución de obras.

Por: M. López, Ó. Figueroa, J. Tizol, É. Domínguez.