Deudas heredadasimpiden más obras

José Luis Pérez Lara fue electo en el 2011 como concejal segundo de San Francisco, Petén, y en agosto del 2014 asumió la alcaldía después del crimen contra Guadalupe Castellanos Ochaeta, quien, a su vez, fue electo como concejal primero, pero fue nombrado jefe edil luego de que el alcalde Encarnación Jolá Tut murió en un accidente de tránsito.

Por Walfredo Obando

Pérez Lara contó que lo primero que hizo como alcalde fue suprimir las obras que sus dos antecesores habían programado y despidió a 250 empleados, de los 500 que contrataron.

También suspendió la pavimentación de 200 metros de un camino, por el que se iban a pagar Q3.5 millones, y la construcción de la carretera entre el área urbana de San Francisco y la aldea Tecún Umán, valorada en Q6 millones.

Pérez Lara no podía desechar el programa, pues el concejo —alcalde, concejales y síndicos— tiene que preparar con antelación un plan operativo anual que presenta a diferentes instituciones de Gobierno —Ministerio de Finanzas, Contraloría de Cuentas, Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia, ente otras— para recibir los fondos del situado constitucional. Pero lo hizo.

Desorden

“Encontré la Municipalidad hecha un desastre, sin cabeza. Estábamos endeudados y las obras estaban sobrevaloradas”, justificó el alcalde.

“Con fondos propios y de un préstamo del Instituto de Fomento Municipal (Infom) arreglamos la carretera a Tecún Umán, por Q800 mil”, indicó.

La pavimentación de la calle ya no la hizo. “Consulté con las comunidades y priorizamos obras. Se hizo una nueva planificación e hicimos un pozo y compramos equipo para extraer agua”, manifestó.

“También amurallamos una escuela y colocamos techo en otra”, agregó.

Sin embargo, en agosto del año pasado, vecinos de 12 comunidades protestaron contra el funcionario por haber suprimido cinco obras de desarrollo: introducción de agua entubada, construcción de escuelas, centros de Salud y un salón comunal.

En su oportunidad, Agustín Chuc Cac, presidente de la Asociación de Comunidades para el Desarrollo Integral de San Francisco, señaló que el alcalde es manipulado por el diputado Simón Penados Gómez, pues son cuñados. Al preguntarle sobre ello, Pérez Lara evadió la respuesta.

Señalamientos

El alcalde también acusó a sus antecesores de endeudar a la comuna. Se deben Q15 millones; si hubiera hecho las obras que ellos aprobaron, ahora deberíamos Q25 millones”, indicó.

Añadió que contrataron a 500 trabajadores a quienes se les paga Q1 millón 100 mil, lo que sobrepasa el 10 por ciento del situado constitucional —Q637 mil 35.42 mensuales— que autoriza la Constitución para gastos de funcionamiento. Pero Pérez Lara era miembro del Concejo y no se había pronunciado sobre las anomalías.

El funcionario parece haber tomado la tarea de sanear la economía de la comuna, y dice que no buscará la reelección, pese a varias propuestas de partidos políticos.

El docente Mario Penados Segura indicó que no ven obras de Pérez Lara, porque dice que está pagando deudas heredadas, aunque la población todavía tiene que confirmarlo.