Giovany Ramírez es ejemplo de perseverancia en Petén

Ser invidente no es un obstáculo para que Giovany Alexánder Ramírez Chicas, de 34 años, originario de San Benito, Petén, alcance sus metas, pues trabaja como locutor, estudia Derecho y domina casi a la perfección el inglés.

Por Rigoberto Escobar

Giovany Ramírez —centro— conduce los jueves y viernes un programa musical en San Benito, Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Giovany Ramírez —centro— conduce los jueves y viernes un programa musical en San Benito, Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Ramírez recuerda que hace 10 años, cuando viajaba en un picop de Santa Elena a Santa Ana, sufrió un accidente que  le cambió la   vida, debido a que por lo  fuerte del impacto perdió la  vista, con lo que sus proyectos de vida se desvanecieron.

Añadió que luego del percance comenzó con una serie de  terapias, a través de las cuales comprendió que la vida seguía su rumbo, por lo que decidió afrontar  la  situación y continuar su camino con  normalidad.

El entusiasmo del petenero lo llevó a solicitar trabajo en Radio Sexy FM, donde  conduce un programa musical  desde  el 2014; además, cuenta con pensum cerrado de Derecho en  la Universidad Mariano Gálvez y es amante de la poesía.

De acuerdo con Ramírez, su sueño más  grande es graduarse de abogado y destacar  como profesional, por lo que distribuye su tiempo en sus distintas  ocupaciones.

Ramírez explicó que concluir sus estudios no ha  sido fácil, pues  todos los materiales bibliográficos que  utilizaba los debía enviar al Sistema y Capacitación de Tecnología para las Personas con Capacidades  Diferentes para que los convirtieran al sistema braille.

Tenacidad

Yuri Colmenares, director de la referida emisora, señaló que la  tenacidad de Ramírez es admirable, pues su determinación por  superarse  lo ha  llevado al lugar en el que se encuentra.

Añadió que Ramírez conduce un programa de música romántica en horario matutino, los  jueves  y viernes, y que  la  aceptación del público es buena  gracias  al dinamismo que  le pone  con su animación.

Jeaneth Hernández, quien comparte cabina con Ramírez dijo: “Es una bendición ser compañera de alguien como Giovany, pues  cada  día  se  aprenden cosas  nuevas  con él, ya que a pasear de su limitación  visual se antepone a las  adversidades de la vida”.