Quetzaltenango

Almolonga es inmune a sequía

Mientras municipios como Huitán, Cabricán, La Esperanza, Olintepeque o la cabecera de Quetzaltenango son afectados por canículas prolongadas y sequías, en Almolonga los cultivos no son perjudicados por la falta de lluvia, pues cuentan con bastantes nacimientos de agua.

Por Carlos Ventura / Almolonga

Agricultores de Almolonga riegan sus cultivos hasta dos veces al día, pues en la mayor parte de esa región hay nacimientos de agua que evitan problemas durante canículas o sequías.
Agricultores de Almolonga riegan sus cultivos hasta dos veces al día, pues en la mayor parte de esa región hay nacimientos de agua que evitan problemas durante canículas o sequías.

El agricultor Antonio Sánchez señaló que su cultivo de apio requiere de bastante agua, por lo que lo riega dos veces al día, pero no le preocupa la falta de lluvia, pues se beneficia de los manantiales que hay en la parte baja de las montañas aledañas al municipio, sobre todo los que provienen del cerro quemado, en la zona volcánica.

“Aquí a diario se recoge cosecha. Cuando la gente ve el panorama del lugar todo está verde porque siempre hay agua para regar las hortalizas. “No sembramos maíz debido a que tarda nueve meses para recogerse la cosecha, en cambio las hortalizas, tres meses y tienen más demanda en el mercado”, comentó.

Francisco Cacatzum, quien exporta a El Salvador, señaló que en aquel país prefieren comprar las verduras de Almolonga, pues aducen que su riego es con agua limpia debido a los nacimientos.

“Sabemos que hay sequía en otros lados, pero aquí siempre hay agua para regar las verduras. Todos los agricultores exportamos el 70 por ciento de las hortalizas a El Salvador porque allá saben que siempre tenemos cosecha”, resaltó.

Lluvia perjudica

Sin embargo, la lluvia sí les perjudica, pues significa un exceso de presencia de agua, lo que a veces causa estragos en los cultivos, en especial porque muchos agricultores han deforestado bosques de las partes altas de las montañas para sembrar hortalizas, lo que genera correntadas durante las lluvias fuertes.

Armando Siquiná, agricultor, señaló que la época de lluvia para ellos es sinónimo de preocupación y pérdidas económicas, pero no por falta de agua, sino por exceso. Correntadas en junio último le causaron Q30 mil en pérdidas de cosecha, contó.

“Le damos gracias a Dios que nos manda lluvia, pero siempre preocupa si llueve fuerte porque se forman ríos pequeños que destrozan la hortaliza en la parte baja”, expuso Siquiná.

A los agricultores de las zonas lejanas a los nacimientos sí les afecta la sequía, por lo que utilizan sistemas de riego. “Nosotros tenemos que acarrear el agua en picop, pero nos cobran Q40 por viaje”, indicó el productor Juan Pérez.

Volcán beneficia

El agrónomo Víctor Valenzuela Gonón explicó  que Almolonga es beneficiada con  nacimientos de agua por estar cerca del volcán Santa María, al igual que Zunil y Cantel, también de Quetzaltenango.