Quetzaltenango

Ex entrenador de atletismo enviado a juicio por violación

Juan Diego González Reyes, ex entrenador independiente de atletismo en Quetzaltenango, fue enviado a juicio señalado de haber abusado sexualmente de una menor de edad, a quien instruía en el deporte.

Por María Longo / Quetzaltenango

Juan Diego González, es sindicado de violacion y agresión sexual, en el Juzgado de Femicidio de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Juan Diego González, es sindicado de violacion y agresión sexual, en el Juzgado de Femicidio de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Leonel Gómez, juez de Femicidio en Quetzaltenango, determinó que existen pruebas suficientes para que el caso se resuelva en el Tribunal, por lo que el proceso en contra del sindicado continuará.

González Reyes, quien se encuentra en prisión preventiva, es señalado por el Ministerio Público (MP) de haber agredido sexualmente a la menor de edad desde que tenía 9 años hasta que cumplió 15.

Según la acusación del MP, como consecuencia de las violaciones que sufría la menor, resultó embarazada en julio de 2015, y pese a su estado el sindicado seguía abusando de ella.

La fiscalía pretende probar con las pruebas científicas y psicológicas realizadas a la menor que las agresiones fueron cometidas por González Reyes desde el 2009 hasta febrero de este año.

El juzgador determinó enviar a juicio al sindicado por tres hechos de agresión sexual con agravación de la pena y tres más de violación con agravación de la pena en el Tribunal de Femicidio, donde se determinará su culpabilidad o inocencia.

De acuerdo con la investigación de la fiscalía, el sindicado tenía un permiso de los padres de la menor para poder recoger a la niña en su casa y trasladarla al Complejo Deportivo en la zona 3, de Xela, y al concluir con el entreno  regresarla  a su vivienda.

Como parte de las pruebas presentadas por el MP está la declaración de la víctima y de otros testigos. Según el relato de la menor el ex entrenador cometió los abusos dentro de un local comercial al cual la trasladaba previo a llevarla al entreno.

Con la declaración de la menor también se aporta a la investigación que la misma nunca le dijo a sus padres lo que sucedía, ya que era amenazada por el sindicado de que le haría daño a su hermano.