Quetzaltenango

Juzgado niega cambio de delito a sindicados de muerte de hombre

La fiscalía del Ministerio Público (MP) de Quetzaltenango solicitó modificar el delito de homicidio al de asesinato, en contra del abogado Luis Monterroso Bolaños y su hermano Roberto; sin embargo, Patricia Rodríguez, jueza a cargo del proceso, dio sin lugar la petición.

Por Alejandra Martínez / Quetzaltenango

El abogado Luis Monterroso Bolaños y su hermano Roberto son sindicados de la muerte de un hombre, en Quetzaltenango.  (Foto Prensa Libre: Alejandra Martínez)
El abogado Luis Monterroso Bolaños y su hermano Roberto son sindicados de la muerte de un hombre, en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Alejandra Martínez)

El MP solicitó en audiencia de reforma de auto de procesamiento que los hermanos Monterroso fueran procesados por el delito de asesinato, al ser ellos los principales sospechosos de la muerte a golpes de Frank Rony Aguirre Jiménez, de 31 años, en mayo del 2014, en la zona 7 de Quetzaltenango.

Rodríguez indicó que no era posible modificar el delito, debido a que el MP presentó errores y omitió circunstancias previas del hecho, las cuales en un inicio se hicieron ver en la acusación que se le hizo a ambos imputados en febrero último.

La jueza resaltó que tanto la Fiscalía como el abogado de la víctima resaltaron que durante el crimen hubo alevosía y ensañamiento, pero no se detallaron ni describieron en esta ocasión.

Los hermanos Monterroso, de acuerdo con las investigaciones, golpearon a la víctima en repetidas ocasiones, luego que esta lastimara el portón de su vivienda y un vehículo. Los persiguieron unos 250 metros hasta alcanzarlo y golpearlo, se presume que participaron más familiares.

Sufrió heridas

El informe de la necropsia detalla que se contabilizaron 93 heridas en la víctima. Aguirre murió en el Hospital Regional de Occidente, a causa de hemorragia, trauma de cráneo, facial y de abdomen.

Este miércoles se cumple un año de la muerte de Aguirre, y quien desde marzo de 2014, según consta en una denuncia, había tenido problemas con la familia de los sindicados.

Eduardo Aguirre, hermano de la víctima, dijo que se ha llegado a un año sin justicia por la muerte de Frank y aseguró que han notado ciertos beneficios hacia los acusados y ven con tristeza que la justicia no ha llegado a ellos.

“Nosotros lo que queremos es justicia porque ahora mi hermano está muerto y el dolor que viven mis padres y nosotros sus hermanos no es comparado con nada, solo queremos justicia,” manifestó.