Quetzaltenango

Relatos de fe en Miércoles de Ceniza

Fieles católicos conmemoraron este Miércoles de Ceniza el comienzo de la Cuaresma en la provincia;  sin embargo, algunas personas que padecen enfermedades o que por su edad les es difícil desplazarse, fueron motivadas por su fe para participar en esta tradición de la Iglesia Católica. 

Por José Rosales y María Longo / Provincia

Una paciente del Hospital Nacional de Chimaltenango recibe imposición de la cruz de ceniza. (Foto Prensa Libre: José Rosales)
Una paciente del Hospital Nacional de Chimaltenango recibe imposición de la cruz de ceniza. (Foto Prensa Libre: José Rosales)

Pacientes del Hospital Nacional de Chimaltenango recibieron la imposición de la cruz de ceniza, durante una misa que se ofició en uno de los corredores del referido centro asistencial, donde la devoción marcó el acto religioso.   

Mariela Jiménez, vecina de El Tejar, comentó que su padre, José Eduardo Jiménez Morales, de 81 años, está internado en ese lugar, porque padece de anemia severa, pero cuando se enteró de que se efectuaría la misa se alegró y pidió asistir para que se le impusiera la cruz de ceniza.

“Mi padre toda la vida ha sido católico, respeta mucho la Cuaresma y Semana Santa, ya que participa constantemente en las actividades procesionales que se efectúan", dijo Jiménez.

“Mi fe en Dios contribuirá para que pronto me recupere”, aseguró Jiménez Morales, padre de la mujer.

Aparte, Gladis Hernández Sapón, originaria de San Martín Jilotepeque, expuso que su madre, María Sapón, 84, está internada en el referido centro asistencial, debido a una fractura de fémur.



Un sacerdote visita a pacientes del Hospital Nacional de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: José Rosales)
Un sacerdote visita a pacientes del Hospital Nacional de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: José Rosales)


“El estar postrada en una cama no hará que pierda mi fe y conservo las tradiciones que se practican dentro de la Iglesia. El sacerdote pasó de cama en cama para imponer la cruz  de ceniza y espero que pronto pueda recuperarme”, explicó María Sapón, paciente.

Benjamín Ixcamparic, párroco de la iglesia de Chimaltenango, expresó que es la primera vez que se oficia una misa de imposición de ceniza en ese centro asistencial. Señaló que llegar a las personas enfermas es fundamental, pues Dios está interesado en los necesitados.

Fe inquebrantable

Por más de 70 años, los hermanos Verna y Augusto Morales, de 83 y 78 años respectivamente, han acudido a la eucaristía de los Miércoles de Ceniza en la catedral de Quetzaltenango y recuerdan que de niños, sus padres les inculcaron participar de ese tipo de tradiciones católicas.



Los hermanos Berna y Augusto Morales, de 83 y 78, conmemoran el Miércoles de Ceniza en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Los hermanos Berna y Augusto Morales, de 83 y 78, conmemoran el Miércoles de Ceniza en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)


Los hermanos indicaron que para ellos, el significado de la Cuaresma es el respeto a Dios, y agregaron que se han percatado de que con el pasar de los años, aumenta el número de personas que acuden al referido templo.

“Siempre pedimos a Dios que nos ampare y libre de todo mal. También rogamos por nuestros semejantes, principalmente por los niños para que Dios tenga cuidado de ellos”, dijo Berna, quien agregó que todos los seres humanos necesitan de la bendición de Dios y de la Virgen María.

Lea también: Feligreses acuden a imposición de la cruz de ceniza