Familia Cúmez Algua es ejemplo de sacrificio y lucha 

Luego de que se diera a conocer la historia de los hermanos Mario y Carlos Daniel Cúmez Algua, jóvenes originarios de Quiché que lustran zapatos en la capital para pagar sus estudios de Licenciatura en Enfermería, dos de sus parientes cercanos relatan la historia de sacrificio y lucha de la familia de 15 integrantes.

Por Ángel Julajuj / Quiché

Seis de los 13 hijos de la familia Cúmez Algua, junto a sus padres, quienes residen en Chichicastenango, Quiché. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
Seis de los 13 hijos de la familia Cúmez Algua, junto a sus padres, quienes residen en Chichicastenango, Quiché. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)

José Cúmez, de 33 años, y hermano mayor de los 13 hijos en la familia, narró que debido a los pocos recursos económicos de sus padres, no tuvo la oportunidad de estudiar más que segundo primaria, y que luego tuvo que ayudar en la economía del hogar para sacar adelante a sus otros hermanos.

“Ante la falta de fuentes de trabajo en esta región, tuve que buscar la forma de apoyar a mis hermanos y hermanas menores”, afirmó José, quien agregó que tuvieron la inquietud de viajar a la capital para lustrar y reparar zapatos, y así poder agenciarse de recursos para que sus hermanos pudieran terminar el diversificado.

Diego Cúmez Xón, padre de los dos universitarios, agregó que sus hijos Mario y Carlos Daniel también son agricultores, y que antes de partir a la capital sembraban hortalizas en una parcela, para luego venderlas en el mercado de Chichicastenango.

Motivicación

“Para motivar a mis hijos a seguir estudiando, me gradué el año pasado de Bachiller en Ciencias y Letras”, cuenta Cúmez Xón, de 53 años, quien afirma que hay que poner el ejemplo de superación en el hogar.

“Nos graduamos juntos con mi hijo Carlos Daniel, y aún tengo el deseo de continuar con mis estudios en la universidad. No es posible lograr ese sueño”, expresó el padre de familia.



La vivienda de la familia Cúmez Algua carece de ventanas y puertas. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
La vivienda de la familia Cúmez Algua carece de ventanas y puertas. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)


Perseverancia

Cúmez Xón afirma que sus dos hijos que lustran zapatos en la capital,  continuarán con el aporte económico en el hogar, pues como es característica de la familia, buscan el apoyo para que los menores logren superarse.

Juana Algua, madre de los 13 niños, dijo que con la crianza de pollos y elaboración de artesanía de tela, aporta económicamente para llevar alimento al hogar, cuya vivienda carece de piso, puertas y ventanas.

La comunidad donde viven queda a seis kilómetros sobe la carretera principal que conduce de la cabecera de Chichicastenango hacia la capital, sobre el kilómetro 135 de la ruta Interamericana.



Juana Algua elabora artesanías para obtener recursos económicos para la familia. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
Juana Algua elabora artesanías para obtener recursos económicos para la familia. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)


Trascienden en redes sociales 

La historia de los hermanos Cúmez se hizo viral en redes sociales, luego de que el 22 de este mes Ollet Santisteban, usuaria de Facebook, compartiera la ubicación y oficio al que se dedican los hermanos Carlos Daniel y Mario, Prensa Libre dio cobertura a la historia.

La historia de superación de los hermanos Cúmez  provocó que fueran beneficiados con una beca de estudios completa, para que puedan finalizar sus estudios de Licenciatura en Enfermería en la Universidad Panamericana, con sede en Sololá; además, recibieron una beca para estudiar inglés en el Instituo Guatemalteco Americano.