Accidente trunca sueño de joven aviador

El cuerpo de Johan Marckwordt fue localizado en la  avioneta que pilotaba y que por causas desconocidas cayó  en las faldas del Volcán de Agua, en  Palín,  Escuintla.

Por Miguel López y Óscar García / Sacatepéquez

Socorristas ubican cadáver de joven que se accidentó en una avioneta el miércoles último en el Volcán de Agua. (Foto Prensa Libre: Bomberos Municipales Departamentales)
Socorristas ubican cadáver de joven que se accidentó en una avioneta el miércoles último en el Volcán de Agua. (Foto Prensa Libre: Bomberos Municipales Departamentales)

Después del reporte de la pérdida de comunicación con el piloto de  la aeronave, emitido el martes último por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), los Bomberos Municipales Departamentales de Sacatepéquez  comenzaron la búsqueda en el  área.

Según Cecilio Chacaj, vocero de los socorristas municipales,   expresó que  la búsqueda la iniciaron el martes    a eso de las 14 horas, pero la suspendieron  al encontrar condiciones adversas de clima como oscuridad y niebla, pero la reanudaron  la mañana de ayer, cuando fue localizada la avioneta TG-PEW MFSJ-MGGT, y en su interior a Johan Marckwordt, cuyo cadáver  carbonizado fue bajado de las faldas del coloso hacia  Palín,  Escuintla.

Chacaj señaló que una vez   el cuerpo de    Marckwordt fue hallado    se avisó a peritos del Ministerio Público para que  recabaran evidencias   y luego ordenaran su traslado a la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Escuintla.

Óscar Estada, del departamento de comunicación  de la DGAC, explicó que  la aeronave salió del aeródromo del Puerto   San José, de ese departamento, con rumbo al Aeropuerto Internacional La Aurora, pero perdieron comunicación con el tripulante, y aseguró que de momento no hay una versión oficial de lo que ocurrió,  porque la investigación de expertos puede durar más o menos  cinco meses.





Sueños truncados

Johan Marckwordt, de 21 años, quien según un pariente era un joven optimista que seguía los pasos de su padre, quien fue piloto aviador, pero sus sueños se vieron truncados cuando la avioneta que pilotaba  se accidentó  en  las faldas del Volcán de Agua.

Otro familiar mencionó que Johan acumulaba horas de vuelo para obtener la licencia.

Silvia Paredes, abuela paterna de Marckwordt, manifestó que su nieto era una persona alegre, con deseos de vivir y muchas aspiraciones.

Resaltó que Johan seguía los pasos de su padre, Otto  Marckwordt, quien  pilotaba   aviones de carga.

Expresó que Otto pereció  hace cuatro años en un accidente de tránsito en la carretera a El Salvador.

Paredes añadió  que en homenaje a su hijo Otto  Marckwordt, un avión de carga de la empresa DHL lleva su nombre.

Almuerzo

Paredes recordó que la semana pasada almorzó con su nieto Johan, quien desde pequeño fue de mucha alegría para ella, por su buen carácter. “Los pilotos no mueren, solamente  vuelan más alto”, resaltó.

Explicó que el velatorio se llevará a cabo en una funeraria  de la capital.

El joven aviador dejó en la orfandad a una niña de 1 año y 6 meses.