Guatemalteco trabaja con grandes estrellas de Hollywood

Carlos Darío Paz Reichstein, originario de Zacapa y residente en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, es reconocido por su trabajo como extra en al menos 15 películas protagonizadas por actores como Dwayne Johnson, la Roca; Christopher Walken, Sofía Vergara, Eduardo Verástegui y Jacci Velásquez.

Por Renato Melgar

Darío Paz, junto a Christopher Walken —centro—, protagonista de El Tesoro del Amazonas.
Darío Paz, junto a Christopher Walken —centro—, protagonista de El Tesoro del Amazonas.

Paz, quien en la actualidad trabaja en el Instituto de la Defensa Pública Penal, en Sacatepéquez, viajó a Los Ángeles, California, en el 2000, debido a que un pariente se encontraba enfermo en ese país, donde trabajó durante seis años en el área de mantenimiento de restaurantes, oficinas, centros comerciales y viviendas, sin pensar que más adelante se le abrirían las puertas de Hollywood.

De acuerdo con Paz, gracias al apoyo de una conocida —en Los Ángeles— obtuvo una oportunidad de actuar en el programa Corte de familia, de Telemundo, lo que le sirvió para luego ser parte de la industria del cine, en la que trabajó durante tres años.

“Ingresé en el mundo del espectáculo gracias a una vecina que actuaba como doble, pues un día algunos de ellos no se presentaron y me dieron la oportunidad de ser parte del elenco”, señaló.

La afición de Paz por las artes y la actuación lo motivaron a continuar en la búsqueda de oportunidades, por lo que participó en películas como El Tesoro del Amazonas, con la Roca; The Terminal, con Tom Hanks; Shasin Papy, con Sofía Vergara y Eduardo Verástegui; y Big Cool, con John Travolta, Danny DeVito y Dwayne Johnson, así como en la serie de televisión Carnaval.

Añadió que haber participado en esas producciones fue una experiencia indescriptible, pues aparte de conocer algunos de los secretos de Hollywood también descubrió que los guatemaltecos son capaces de alcanzar sus metas aún estando lejos de casa.

“Es un mundo fascinante, porque uno se entrega al personaje asignado y ver cómo hacen los efectos especiales es impresionante”, relató.

“Son muchas las experiencias vividas. Una de ellas fue cuando efectuaron el castin para la serie Carnaval, de HBO, en el cual elegirían a quien bailara mejor un vals, y gracias a mis costumbres guatemaltecas se me hizo fácil y me contrataron”, refirió.

Paz aseguró que la vida de un extra es dura, porque se trabaja sin horarios definidos y bajo mucha presión.

Sin visa

A pesar de que cuando Paz viajó a EE. UU. lo hizo de forma legal, al poco tiempo su visa se venció, pero no retornó a Guatemala debido a que el estado de salud de su pariente no mejoraba; sin embargo, le fue difícil seguir trabajando en el cine, señaló.

Recuerda que luego de una serie de atentados, las medidas de seguridad para contratar a extranjeros se incrementaron, por lo que en el 2009 decidió retornar a Guatemala.

“Siempre me gustó el arte, en Guatemala participaba en obras de teatro, pero nunca imaginé que llegaría a conocer los grandes secretos de Hollywood”, refirió.

De Paz aseguró que a pesar de que EE. UU. es un país de oportunidades, miles de guatemaltecos que viajan de manera ilegal son obligados a trabajar largas jornadas sin acceso a Seguro Social, por lo que los insta a que luchen por sus sueños, ya que la vida da sorpresas, como sucedió en su caso.