Hemeroteca

2003: Alfonso Portillo también se construyó un castillo

No solo el expresidenciable Manuel Baldizón llevó una vida excéntrica, habló de erradicar la pobreza y construyó mansiones. Alfonso Portillo, presidente de 2000 a 2004, también borró de un plumazo su promesa de combatir la miseria y levantó su propio castillo.

Por Hemeroteca PL

Mansión que el entonces presidente Alfonso Portillo construyó en 2003 en Santa Cruz Río Hondo, Zacapa. (Foto: Hemeroteca PL)
Mansión que el entonces presidente Alfonso Portillo construyó en 2003 en Santa Cruz Río Hondo, Zacapa. (Foto: Hemeroteca PL)

De hecho, Portillo, como Baldizón, terminó haciendo lo que tanto condenó: vivir en la opulencia, el derroche y la extravagancia.

A unos meses de retirarse de su agitada, convulsa y controversial gestión, Portillo mandó construir una mansión en su natal Zacapa, una verdadera fortaleza a prueba de balas. 

Recordemos en esta nota de Prensa Libre del periodista Alberto Ramírez Espada del lunes 17 de noviembre de 2003 ese derroche portillista, mientras en los alrededores la gente padecía hambruna. 

El presidente Alfonso Portillo, con sombrero, durante una actividad en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)
El presidente Alfonso Portillo, con sombrero, durante una actividad en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)
La fortaleza de Portillo

A simple vista parece un hotel de lujo, pero en realidad se trata de una fortaleza con paredes a prueba de balas y rasgos arquitectónicos españoles, donde Alfonso Portillo Cabrera pasará a disfrutar de su condición de ex presidente de la República.

La mansión está situada a kilómetro y medio de la ruta al Atlántico, sobre la carretera asfaltada a Pasabien, en el municipio de Río Hondo, Zacapa. Desde ahí, los automovilistas no pueden ver prácticamente nada, pues las construcciones principales están ocultas tras unos pequeños cerros.

Alfonso Portillo, presidente de Guatemala en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)
Alfonso Portillo, presidente de Guatemala en 2003. (Foto: Hemeroteca PL)

El edificio principal de dos niveles mide aproximadamente 25 metros de largo y 10 de ancho, tiene una arquería con acabados en madera y puertas del mismo material.

Está Rodeado por tres construcciones menores de un solo piso, en forma de "bungalow", de 10 por 10 metros, las cuales armonizan con la estructura principal; hay una rotonda para que los vehículos puedan entrar y salir sin necesidad de retroceder.

Desde la carretera se ve una cuarta construcción, otro "bungalow", al parecer para el servicio de seguridad.

Vista aérea de la residencia palaciega de Alfonso Portillo en Zacapa. (Foto: Hemeroteca PL)
Vista aérea de la residencia palaciega de Alfonso Portillo en Zacapa. (Foto: Hemeroteca PL)
"Se llena de soldados"

"Portillo ha venido varias veces a supervisar la construcción; cuando eso ocurre, llenan de soldados la finca", comentó un trabajador de la obra, quien prefirió omitir su nombre.

La edificación de la fortaleza se inició en el verano de este año. Los trabajadores afirmaron que cada pared es de doble fila de blocks con unos 20 centímetros de separación, cuyo espacio se llenó con arena y concreto.

"La casa es a prueba de balas y hasta de granadas", añadió uno de los albañiles, quien aseguró que ésta será sólo la quinta de descanso de Portillo. Alrededor de la propiedad del mandatario se instala una malla perimetral, reforzada con concreto y alambre protector. Agentes de la seguridad presidencial permanecen en la finca.

El largo balcón con arquería de madera le da elegancia a la residencia. (Foto: Hemeroteca PL)
El largo balcón con arquería de madera le da elegancia a la residencia. (Foto: Hemeroteca PL)
Un regalo

En los archivos del Registro de la Propiedad aparecen en 1999 tres propietarios de la finca 431, folio 399 del libro 4 de grupo Norte. El terreno tiene una extensión de 66,376.50 metros cuadrados, en San Francisco Las Palmas, Río Hondo, Zacapa.

En el año 2000, una de las dueñas, Elena de Jesús de León Roldán de Castañeda, cede la parte que le corresponde -13,974 metros- a Hernán Roldán Castañeda.

Castañeda a su vez vende la propiedad por Q3 mil a Angelo Bruno Stragá Juárez, ex gerente del Banco del Nororiente (Banoro), en julio de 2001.

Stragá es prófugo de la justicia, acusado de una millonaria defraudación bancaria.

El 7 de marzo de 2002, Stragá dona a título gratuito la misma propiedad a Alfonso Portillo Cabrera, según escritura autorizada por el notario Francisco Joaquín Flores Zamora.

El 4 de septiembre de ese año, el mismo notario hace una ampliación en el Registro de la Propiedad sobre que la donación fue a título oneroso y no gratuito, sin especificar el monto.

En el Registro de la Propiedad también consta que esa finca sirvió como garantía para un préstamo de Q75 mil, efectuado en mayo del 2000 a favor del Banco de Desarrollo Rural Sociedad Anómima (Banrural).

Angelo Bruno Stragá ex gerente del desaparecido Banco del Nororiente, Banoro, habría obsequiado a Portillo la propiedad donde fue construida la mansión. (Foto: Hemeroteca PL)
Angelo Bruno Stragá ex gerente del desaparecido Banco del Nororiente, Banoro, habría obsequiado a Portillo la propiedad donde fue construida la mansión. (Foto: Hemeroteca PL)
Es una ofensa

"Independientemente de cómo consiguió los recursos para construir esa mansión, es una ofensa a la población del lugar, porque Zacapa es uno de los departamentos donde la hambruna está a la vuelta de la esquina", comentó Luis Lara, dirigente de la Unidad de Acción Sindical y Popular (UASP).

"Es preocupante que funcionarios, como el presidente, hagan esos gastos. Es importante que haya mecanismos de transparencia para que los guatemaltecos podamos pedir cuentas en casos similares", agregó.

Luis Lara, dirigente de la Unidad de Acción Sindical y Popular, UASP. (Foto: Hemeroteca PL)
Luis Lara, dirigente de la Unidad de Acción Sindical y Popular, UASP. (Foto: Hemeroteca PL)

En esos términos también se manifestó la diputada Nineth Montenegro: "Creo que es urgente hacer una reforma integral a la Ley de Probidad, para que se sepa cuánto tiene un funcionario al momento de recibir un cargo y cuánto, al dejarlo; no sólo en dinero, sino en bienes inmuebles y otra clase de propiedades".

"Esas acciones son las que deslegitiman el quehacer político, y por ello la población ya no cree en los funcionarios, porque se les ve entrar de una forma y salen de otra", concluyó.