Hemeroteca

Crímenes políticos que marcaron la historia del país

La violencia en la política ha estado presente a través de los años. Se han cometido crímenes que segaron la vida de personajes que vieron frustradas sus intenciones de continuar influyendo en la historia política del país.

Por Hugo Cuyán Vásquez

Personajes de la historia política que han sido asesinados. (Foto: Hemeroteca PL)
Personajes de la historia política que han sido asesinados. (Foto: Hemeroteca PL)

Amenazas a intereses individuales y partidarios, diferentes ideologías y sobretodo el ansia de poder, fueron las principales causas, por las que potenciales candidatos presidenciales e incluso mandatarios han sido asesinados a lo largo de la historia de Guatemala. En esta oportunidad recordamos algunos de los crímenes políticos que sacudieron al país.

1993: Jorge Carpio Nicolle

Director del diario El Gráfico y fundador del partido Union del Centro Nacional (UCN); fue asesinado el 3 de julio de 1993 junto a tres personas en la curva Molino del Tesoro, a 14.5 kilómetros de Chichicastenango, Quiché.

Según testigos que sobrevivieron al ataque, narraron que aproximadamente treinta hombres encapuchados que aseguraban ser de la guerrilla, rodearon el vehículo en donde viajaba Carpio Nicolle y dispararon en contra de los ocupantes.

Por el hecho fueron capturados varios integrantes de las ex Patrullas de Autodefensa Civil (PAC); sin embargo fueron absueltos en todas las instancias en 1999.

CARPIO.jpg

1979: Manuel Colom Argueta

Ex alcalde capitalino y máximo líder del Frente Unido de la Revolución (FUR); fue abatido a balazos el 22 de marzo de 1979 en la 3a avenida y 4a calle, de la zona 9, cuando se dirigía de su oficina rumbo a la Universidad de San Carlos.

Se dice que David Cancinos, general del Ejército Nacional, fue quien dirigió el ataque desde un helicóptero. Cancinos sería acribillado por fuerzas guerrilleras varias semanas después.

Colom Argueta contaba con amplias posibilidades de ganar la Presidencia del país, luego de la excelente labor que desempeñó al frente de la municipalidad capitalina. Es considerado hasta la fecha como el mejor alcalde en la historia de la ciudad de Guatemala.

COLOM.jpg

1957: Carlos Castillo Armas

Los guatemaltecos despertaron el sábado 27 de julio de 1957 con la trágica noticia del asesinato del presidente Carlos Castillo Armas. El mandatario fue atacado en uno de los corredores de Casa Presidencial, presuntamente por el soldado Romeo Vásquez Sánchez, quien luego de hacer el saludo correspondiente accionó su carabina de 7 milímetros contra Castillo Armas.

Posteriormente Vásquez se dió a la fuga gritando “¡mataron al presidente!”, con el objetivo de crear confusión y así aprovechar para escapar. Sin embargo, cometió el error de disparar en contra de una sirvienta y un coronel con quienes se encontró en su huída. Al verse acorralado decidió quitarse la vida.

Los investigadores encontraron en el casillero del soldado Vásquez un diario en donde narraba sus intenciones de asesinar al coronel Castillo Armas y así lograr que Juan José Arévalo retornara a la Presidencia.

Posteriormente se habló de dos posibles complots, uno planeado por un grupo de militares y el otro por parte del Estado Mayor Presidencial (EMP).

Castillo.jpg

1898: José María Reina Barrios

Presidente de Guatemala desde 1892 hasta el día de su asesinato, el 8 de febrero de 1898, a manos de Edgar Zollinger, ciudadano británico de origen suizo.

Al parecer, el gobernante Reina Barrios se dirigía a visitar a la actríz de teatro Josefina Roca, con quien mantenía una relacion. Sin embargo Zollinger salió a su encuentro, desenfundó su arma y lo asesinó a eso de las 8 de la noche, en la 8a calle frente a la casa 8 (antigua nomenclatura). Luego de cometer el crimen,el asesino huyó por un par de cuadras pero fue alcanzado por la policía en la 10a calle y 5a avenida. Los gendarmes lo golpearon hasta provocarle la muerte.

Pasó el tiempo y los rumores indicaban que el autor intelectual del asesinato habría sido Manuel Estrada Cabrera, quien podría haber persuadido a Zollinger para que cometiera el crimen. Esta acusación no quedó más que en una campaña de desprestigio contra Estrada Cabrera cuando impulsó su primera reelección a la Presidencia en 1905.

REINA.jpg