Hemeroteca

Terrorismo: frustran derribo de 10 aviones en Londres

Fue noticia el 10 de agosto de 2006 la desarticulación de un complot en el Reino Unido que planeaba estallar simultáneamente hasta 10 aviones comerciales con rumbo a Estados Unidos. 

Por Hemeroteca PL

Aglomeración en el aeropuerto Gatwick, de Londres, por retraso en salida de vuelos el 10 de agosto de 2006. (Foto: AP)
Aglomeración en el aeropuerto Gatwick, de Londres, por retraso en salida de vuelos el 10 de agosto de 2006. (Foto: AP)

Con esta acción, indicaron las autoridades británicas evitaron, “un asesinato en masa de escala inimaginable”. Los conspiradores esperaban efectuar un simulacro en dos días, según autoridades estadounidenses de Inteligencia. El ataque pudo haberse efectuado algunos días después.

Un funcionario expresó que los atacantes suicidas planeaban usar una solución a base de peróxido que podría encenderse al recibir una chispa del flash de una cámara u otro dispositivo electrónico.

El simulacro fue diseñado para comprobar si los conspiradores podían contrabandear los materiales necesarios dentro de los aviones, indicaron estos funcionarios, quienes hablaron a condición de no ser identificados debido a lo delicado del asunto.

La Policía británica detuvo a 24 personas, y ratificó que fueron capturados los principales cabecillas de la conjura que, según un funcionario estadounidense, presenta todos los indicios de haber sido tramada por Al Qaeda.

En París, el ministro francés del Interior, Nicolas Sarkozy, dijo que los detenidos “parecen ser de origen paquistaní” .



Titular de Prensa Libre del 11 de agosto de 2006. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 11 de agosto de 2006. (Foto: Hemeroteca PL)


Tras una reunión de emergencia con el primer ministro francés, Dominique de Villepin, Sarkozy dijo que los agentes galos estaban en estrecho contacto con sus pares británicos, pero no especificó por qué creía que los detenidos eran de origen paquistaní.

Autoridades paquistaníes de inteligencia ayudaron a las agencias de seguridad británicas a desactivar la conspiración y arrestaron a tres sospechosos en los últimos días, indicaron.

“Pakistán desempeñó un papel muy importante en descubrir y desarticular esta red terrorista internacional” , dijo Tasnim Aslam, portavoz de la Cancillería.

Las medidas de seguridad extraordinarias adoptadas en el principal aeropuerto londinense causaron repercusiones en el resto del mundo. Heathrow fue cerrado a la mayoría de los vuelos procedentes de Europa, y la aerolínea British Airways suspendió todos los vuelos entre ese aeropuerto y el resto de Gran Bretaña, Europa y Libia. También se cancelaron numerosos vuelos entre EEUU y Gran Bretaña.



Perro policía olfatea equipaje de viajera, en Chicago. (Foto: AP)
Perro policía olfatea equipaje de viajera, en Chicago. (Foto: AP)


En Washington, el secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff, dijo que no hay indicios de una conjura en EEUU, pero reconoció la imposibilidad de suponer que haya sido completamente neutralizada la trama terrorista en el Reino Unido.

“Fue (una trama) compleja, con muchos miembros, y tenía carácter internacional”, aseguró Chertoff. “En muchos aspectos recordó la conjura de Al Qaeda (septiembre de 2001)”. Pero agregó: “Debido a que la investigación sigue en curso, no podemos sacar aún conclusiones definitivas”.



Agentes armados custodian el aeropuerto Heathrow, de Londres, como parte del redoble a la seguridad tras haberse desarticulado un complot para atacar aviones durante el vuelo. (Foto: AP)
Agentes armados custodian el aeropuerto Heathrow, de Londres, como parte del redoble a la seguridad tras haberse desarticulado un complot para atacar aviones durante el vuelo. (Foto: AP)


Componentes de explosivo

La nitroglicerina habría sido el ingrediente principal de los explosivos que iban a usar los terroristas.

La nitroglicerina es un líquido aceitoso y amarillento, altamente sensible, que se utiliza en obras de construcción. Estalla mediante un detonador de poco peso y tamaño.

El detonador está compuesto por un explosivo primario (plomo nitrogenado o fulminato de mercurio), sensible al calor o al contacto eléctrico, y de un explosivo secundario (tetrilo), que favorece la detonación.

Una pila pequeña, metida en un aparato eléctrico o teléfono portátil, o una mecha prendida con un encendedor, bastan para accionar el detonador.