Hemeroteca

El viejo Calvario

La sexta avenida sur terminaba en el viejo Calvario que se alzaba sobre una colina, así lucía en la segunda década del siglo veinte.

Por Hemeroteca PL

Así lucía el Calvario a principios del siglo XX. (Foto: Hemeroteca PL)
Así lucía el Calvario a principios del siglo XX. (Foto: Hemeroteca PL)

La modernización de la ciudad capital ha dado paso muchas veces a la destrucción del patrimonio, privándonos de estampas de antaño. Por medio de las fotografías podemos descubrir como fue esa Guatemala de nuestros bisabuelos.

El Calvario poseía un graderío en el que muchas familias disfrutaban de un descanso pero también fueron utilizadas por la industria automotriz para promocionar los primeros vehículos que vinieron al país.

Se dice que en 1905 el segundo automóvil en venir a Guatemala subió, como una estrategia publicitaria, las gradas empinadas del Calvario asombrando a la multitud que se reunió en torno al cerro para presenciar ese acontecimiento. El sencillo auto superó la prueba con gran esfuerzo.



Ésta era la vista desde la cima del Calvario, podía apreciarse parte del Valle de la Ermita. (Foto: Hemeroteca PL)
Ésta era la vista desde la cima del Calvario, podía apreciarse parte del Valle de la Ermita. (Foto: Hemeroteca PL)


El general Lázaro Chacón realizó un acuerdo entre el Estado y la Iglesia, por el cual ésta última cedió el templo ubicado en la cima y a cambio sería construido uno nuevo el cual fue terminado en 1932 y es el que hoy conocemos ubicado en la sexta avenida “A” y 18 calle.

Unos pocos años el viejo Calvario fue utilizado como museo pero su final fue su desaparición así como del cerrito, para dar paso a la ampliación de la sexta avenida hacia el sur. Quedando el recuerdo del viejo calvario en varias fotografías que afortunadamente sobreviven al paso del tiempo.