Hemeroteca

Historia de Jesús de la Caida de San Bartolomé Becerra

La procesión de Jesús Nazareno de la Caída, conocido también como "Jesús de San Bartolo" es uno de los cortejos más esperados en la Cuaresma y Semana Santa, este año cumple 115 años de salir a las calles de la ciudad colonial.

Por Hemeroteca PL

El dulce rostro de Jesús Nazareno de la Caída. (Foto: Néstor Galicia)
El dulce rostro de Jesús Nazareno de la Caída. (Foto: Néstor Galicia)

La aldea de San Bartolomé Becerra está situada al sur poniente de la ciudad de las Perpetuas Rosas y remonta sus orígenes a la milpa establecida por Bartolomé Becerra, bajo la advocación del apóstol San Bartolomé, en marzo de 1528.

El historiador Julio Castellanos explica que la imagen de Jesús Nazareno de la Caída data del siglo XVII, y fue burilada por el escultor Pedro de Mendoza, el primer artista barroco de Santiago de Guatemala. A De Mendoza también se le atribuye la imagen del Cristo Yacente del Calvario de la capital.

Fachada del Templo de San Bartolomé Becerra. (Foto: Néstor Galicia)
Fachada del Templo de San Bartolomé Becerra. (Foto: Néstor Galicia)
Castellanos afirma que De Mendoza expresó el sentimiento y dolor a través del rostro y la posición de la imagen, con la intención de conmover al espectador para hacerlo reflexionar.

Muy lejos ha quedado el año de 1902, cuando en horas de la tarde salió por vez primera la procesión de Jesús de la Caída recorriendo el casco de la finca Retana.

Según lo consignó Jorge Aguirre Matheu, en un artículo publicado en el diario “El Imparcial” en el año de 1959, donde comenta que el 23 de Marzo de 1902, él y su hermano Carlos organizan la procesión, de la cual participaron los vecinos de la Aldea, encabezados por Encarnación Sicay.

Procesión de Jesús de la Caída en el año 1951. (Foto: Hemeroteca PL)
Procesión de Jesús de la Caída en el año 1951. (Foto: Hemeroteca PL)
El cortejo fue creciendo y llamó la atención de mayor número de fieles, así fue incrementando el recorrido; se incluyeron andas más grandes, se incorporan las imágenes de la Santísima Virgen de Dolores, San Juan y Santa María Magdalena, las tandas aumentan, y se suman al cortejo procesional un Escuadrón de Romanos, y años más tarde un Escuadrón de Nazarenos.

La procesión de Jesús Nazareno de la Caída es una de las más esperadas. Para muchos es la única oportunidad de participar en un cortejo procesional en Antigua Guatemala.

Para algunos “cucuruchos” este cortejo es el principio del fin y no faltará quien empiece añorar la Cuaresma que está a pocos días de finalizar.

Procesión del centenario de Jesús de la Caída, año 2002. (Foto: Hemeroteca PL)
Procesión del centenario de Jesús de la Caída, año 2002. (Foto: Hemeroteca PL)

Las andas de Jesús

De acuerdo con el licenciado Édgar Cabnal, a través de su historia procesional, Jesús de la Caída, de San Bartolomé Becerra, ha tenido diferentes muebles.

A continuación algunos datos sobre ellos: Ancianos refieren que sus padres les contaron, que en los primeros años de la procesión, allá por 1905, Jesús era procesionado en un mueble de 4 brazos; que los cargadores vestían de particular y eran alrededor de 30 personas. Aunque no se cuentan con referencias documentales o fotográficas, es de suponer que por los orígenes tan humildes de la procesión, Jesús debía ser llevado en una parihuela muy pequeña.

Actualmente la procesión de Jesús de la Caída aglutina a miles de devotos cada quinto domingo de Cuaresma. Foto 2013. (Foto: Óscar Rivas)
Actualmente la procesión de Jesús de la Caída aglutina a miles de devotos cada quinto domingo de Cuaresma. Foto 2013. (Foto: Óscar Rivas)
A finales de los años 20 se utilizaba un anda de 10 brazos. Para los años 30, ya era de 16 brazos. A finales de los años 40, cuando la procesión empezó a tener auge, se utilizó un mueble al que le llamaban “de Matilisguate”, hecho por Don José María Vides, durante la presidencia de Don Antonio Hernández. El mueble era de 20 brazos construido con madera de matilisguate, de color natural, bellamente tallada. Este mueble tenía un pedestal de madera tallada con 4 ángeles en las esquinas que formaban parte de la andaría.

El Nazareno fue restaurado en el año 2006. (Foto: Hemeroteca PL)
El Nazareno fue restaurado en el año 2006. (Foto: Hemeroteca PL)
Ésta fue vendida a San Luis Jilotepéque, Jalapa; a este respecto, en el Acta correspondiente dice: “El Presidente informó a la general que la Hermandad de Jalapa, ... estaba interesada por comprar la angarilla vieja de Jesús... les mostró el angarilla, su peana, sus cerafines y sus querubines... El Secretario le puso el precio de Q.250... El Presidente dio lectura a la nota que se envió... a Jalapa poniendo como último precio Q.200. (Se respetó la ortografía y redacción original)”

La Virgen Dolorosa acompaña a Jesús Nazareno de la Caída en su procesión cuaresmal. (Foto: Hemeroteca PL)
La Virgen Dolorosa acompaña a Jesús Nazareno de la Caída en su procesión cuaresmal. (Foto: Hemeroteca PL)
A finales de 1956, Don José Antonio Medina elaboró un mueble de 30 brazos, siendo su costo de Q.450. Ésta se guardaba en el garage de la Finca “El Pirú”, cuyo diseño fue de Don Mario Antonio Camey Ariza, la que fue entregada el 9 de marzo de 1957. En 1962 se estrenó un mueble para 40 cargadores que se conoció como “la de palo blanco en forma de copa” elaborada también por Don José Antonio Medina. Posteriormente utilizó otra de color café oscuro, obra de Don Virgilio Castillo Pacheco, conocida como la de “pecho de paloma”, de 40 brazos, la que se utilizó de 1975 a 1983, año en que fue vendida a San Andrés Itzapa en Q.1,000.

En 1984 se estrenó el anda actual siendo originalmente para 60 cargadores. En 1991 se amplió para tener capacidad de 80 cargadores. Actualmente tiene capacidad para 90 cargadores por turno.