Hemeroteca

Historia y riqueza de la Iglesia de Capuchinas

El 12 de octubre los católicos celebran a la Virgen en su advocación de Nuestra Señora del Pilar. Es patrona de España y del municipio de Zaragoza, Chimaltenango. Tiene dedicado un templo en la ciudad de Guatemala.

Por Néstor Galicia

Fachada del Templo de Capuchinas, ubicado en la 10a. avenida y 10a. calle zona 1. (Foto: Hemeroteca PL)
Fachada del Templo de Capuchinas, ubicado en la 10a. avenida y 10a. calle zona 1. (Foto: Hemeroteca PL)

Aunque la iglesia es conocida como San Miguel de Capuchinas, también está dedicada a la Virgen del Pilar por ser la patrona del antiguo monasterio que existió desde la época colonial y cuyas suntuosas ruinas se aún se conservan en Antigua Guatemala.

Prensa Libre publicó el 12 de octubre de 1964 unas notas sobre la historia de este templo elaboradas por el Presbítero Rodolfo Quezada Toruño, en ese entonces párroco de Capuchinas, futuro arzobispo y cardenal. 

Cuatro monasterios contaba ya la floreciente capital del Reyno de Guatemala en el valle de Panchoy cuando el señor obispo, Fray Juan Bautista Álvarez de Toledo solicitó la fundación del monasterio de Capuchinas Recoletas. Este momento quedó plasmado en un lienzo del célebre pintor Tomás de Merlo, el cual todavía se conserva. 

Cuadro de Tomás de Merlo que representa la fundación del monasterio de Madres Capuchinas Recoletas. (Foto: Néstor Galicia)
Cuadro de Tomás de Merlo que representa la fundación del monasterio de Madres Capuchinas Recoletas. (Foto: Néstor Galicia)

El lienzo recuerda los pormenores de la fundación del monasterio de Nuestra Señora del Pilar por seis religiosas procedentes del monasterio de Madrid, España. Llegaron con el presbítero Luis de Coello y Gaytán a Santiago de Guatemala el 4 de febrero de 1726. 

El nuevo monasterio fue fundado solemnemente el 20 de marzo de 1726, siendo obispo de Guatemala el Dr. Nicolás Carlos Gómez de Cervantes. El monasterio tenía como titular a Nuestra Señora del Pilar y la Iglesia al arcángel San Miguel.

Detalle de la Virgen del Pilar, escultura barroca y patrona del Templo de Capuchinas. (Foto: Néstor Galicia)
Detalle de la Virgen del Pilar, escultura barroca y patrona del Templo de Capuchinas. (Foto: Néstor Galicia)
El apostolado y el Señor de las Palmas, imágenes que salen en procesión el Domingo de Ramos. (Foto: Néstor Galicia)
El apostolado y el Señor de las Palmas, imágenes que salen en procesión el Domingo de Ramos. (Foto: Néstor Galicia)
La Virgen del Pilar preside el altar mayor del Templo de Capuchinas. (Foto: Néstor Galicia)
La Virgen del Pilar preside el altar mayor del Templo de Capuchinas. (Foto: Néstor Galicia)
El Domingo de Ramos el templo se reviste de colorido y fervor por la salida de la tradicional procesión de la Burriquita. (Foto: Hemeroteca PL)
El Domingo de Ramos el templo se reviste de colorido y fervor por la salida de la tradicional procesión de la Burriquita. (Foto: Hemeroteca PL)

Con la destrucción de la ciudad de Santiago el 29 de julio de 1773 la mayoría de sus construcciones quedaron en ruinas. El convento de Capuchinas no fue la excepción y aunque en un principio se resistieron a trasladarse al Valle de la Ermita, terminaron accediendo.

Interior del Templo de Capuchinas. (Foto: Hemeroteca PL)
Interior del Templo de Capuchinas. (Foto: Hemeroteca PL)

Se les asignó un solar en la cuadra número 65 de la nueva ciudad con cien varas de frente y 150 de fondo para la construcción del convento e iglesia. El 10 de abril de 1776 se dió posesión a la orden del predio.

La construcción del nuevo convento e iglesia estuvo a cargo del maestro de obras criollo, don Marcos Bernardo Ramírez. 

El 7 de agosto de 1789 fue consagrada la nueva iglesia dedicada a San Miguel por el arzobispo Cayetano Francos y Monroy, quien fue sepultado el 17 de julio de 1792 cerca del altar mayor. 

Los retablos barrocos contrastan con el interior neoclásico arquitectónico del templo.  (Foto: Hemeroteca PL)
Los retablos barrocos contrastan con el interior neoclásico arquitectónico del templo. (Foto: Hemeroteca PL)

La iglesia tiene como imagen titular también a Nuestra Señora del Pilar, su imagen se ubica en el nicho principal del altar mayor de estilo neoclásico, mismo que contrasta con la riqueza ornamental de los otros retablos en estilo barroco.