Hemeroteca

“Mejor día no pudo haber escogido doña Tere”

“A muchos les faltaron palabras para describir las cualidades de doña Teresa Bolaños de Zarco, aunque todos coincidieron en que su recuerdo será perpetuo por su don de gentes y su lucha por conseguir la paz en Guatemala”.

Por Hemeroteca PL

Teresa Bolaños de Zarco, presidenta del Consejo de Administración de Prensa Libre, en una entrevista en 1993. (Foto: Hemeroteca PL)
Teresa Bolaños de Zarco, presidenta del Consejo de Administración de Prensa Libre, en una entrevista en 1993. (Foto: Hemeroteca PL)

Con estas palabras, el periodista Élder Interiano abrió la nota luctuosa publicada el 26 de diciembre de 1998 y en la cual detalló la gran cantidad de personalidades y ciudadanos “de a pie” que se volcaron a manifestar su pesar por el deceso de doña Tere.

Doña Tere fue velada en una capilla funeraria, a donde fue llevada el 24 de diciembre, Día de Nochebuena, de 1998, día de su fallecimiento. Así es, el Día de Nochebuena, cuando miles de personas en Guatemala se preparaban para el nacimiento de Jesús.

Representantes de diferentes sectores nacionales desfilaron frente al féretro donde reposaba el cuerpo de la señora De Zarco, el cual fue acompañado en todo momento por sus hijos Teresa, Manuel y José Eduardo Zarco Bolaños.



El vicepresidente, Luis Flores Asturias (centro) expresa condolencias a la familia de doña Tere de Zarco. (Foto: Hemeroteca PL)
El vicepresidente, Luis Flores Asturias (centro) expresa condolencias a la familia de doña Tere de Zarco. (Foto: Hemeroteca PL)


Pérdida

“Es una gran pérdida”, dijo entonces José Eduardo. De hecho, él sintió profundamente la muerte de su madre y, curiosamente, también él falleció en un diciembre.

Entre las personalidades que llegaron a la funeraria para dar el pésame estaban el entonces vicepresidente, Luis Flores Asturias, y Rodrigo Asturias, de la entonces militante Unidad Nacional Revolucionaria Guatemalteca.



Frase expresada por Sergio Aldana, secretario del Sindicato de Prensa Libre y Empresas Anexas, ante la pérdida de Tere de Zarco. (Foto: Hemeroteca PL)
Frase expresada por Sergio Aldana, secretario del Sindicato de Prensa Libre y Empresas Anexas, ante la pérdida de Tere de Zarco. (Foto: Hemeroteca PL)


Junto a Rodrigo, doña Tere, quien había sido integrante de la Comisión Nacional de Reconciliación, vivió largas horas de diálogo para lograr la paz firme y duradera.

Sin embargo, por motivos políticos, Bolaños de Zarco queda fuera de esa instancia, a la cual también había pertenecido monseñor Rodolfo Quezada Toruño.



Esquela publicada el 26 de diciembre de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
Esquela publicada el 26 de diciembre de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)


De los personajes de la extinta guerrilla quedan pocos. Teresa Bolaños todavía vio la firma de la paz, el 29 de diciembre de 1996, y se alegró que por fin se silenciaran las armas.

Aunque ya no tuvo participación activa en dicho acontecimiento, dejó una huella profunda y la motivación para que se firmara la paz.



Frase de Rodrigo Asturias, de la URNG, con quien Tere de Zarco trató la negociación de la paz en el país. (Foto: Hemeroteca PL)
Frase de Rodrigo Asturias, de la URNG, con quien Tere de Zarco trató la negociación de la paz en el país. (Foto: Hemeroteca PL)


Flores Asturias dijo, el día del velatorio de doña Tere, que ella “dejó una huella imborrable en el proceso de pacificación de Guatemala”.

Por su parte, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, indicó que “fue una gran amiga, sabia y con dedicación a la paz”.

Rodrigo Asturias comentó ese día que Bolaños de Zarco “fue una de las artífices del proceso de paz, en momentos difíciles”.

Día extraordinario

El 3 de enero de 1999, Byron Vásquez escribió en su columna “Desde Los Ángeles”: En sus últimos días, doña Tere ya tenía una relación muy íntima con el Supremo. Me atrevería a decir que entre los dos planearon el día de su partida, pues si algo le faltaba por hacer, para reafirmar que fue una mujer elegida por Dios, era el escoger el día de su muerte.



Byron Vásquez, columnista de Prensa Libre en 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
Byron Vásquez, columnista de Prensa Libre en 1998. (Foto: Hemeroteca PL)


Que doña Tere haya fallecido el24 de diciembre, no es más que un regalo que el Todopoderoso le pudo haber concedido, pues qué mejor día de partir al  Cielo que el mismo en que nació Jesús, el Hijo de Dios. ¡Vaya coincidencia!, mejor día no pudo escoger doña Tere.