Hemeroteca

1971: miles dieron el último adiós a Enchilada

Fue noticia el 17 de noviembre de 1971 el multitudinario sepelio del popular comediante Enchilada quien murió a consecuencia de las múltiples heridas provocadas en un confuso altercado en la zona seis de la capital.

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 18/11/1971. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 18/11/1971. (Foto: Hemeroteca PL)

El deceso del cómico Jorge Dreyfus Castillo, nombre de pila de Enchilada, fue lamentado por millares de personas que admiraban al artista muy conocido por su personaje.

Enchilada nació en Chiquimula el 28 de septiembre de 1931 en el seno formado por Jorge Dreyfus Ortiz y Carlota Castillo de Dreyfus. Estaba casado con la señora Lesbia Figueroa con quien procreó a Alfredo, Sarita, Jorge David y Germán. Antes de ingresar al mundo de la farándula, era luchador. En el ring era conocido como el Judío Dreyfus. Luchó durante 12 años, conquistando trofeos, medallas y varios campeonatos.

Ingresó al arte en 1951, cuando se presentó en el cine Alameda, al lado de Vinicio Méndez -Taco- y quien sería su compañero inseparable hasta su muerte. Viajó por Centroamérica y por el interior del país, al lado de Taco, contagiando con su ingualable estilo de comedia a sus miles de simpatizantes.



Nota del 17 de noviembre de 1971 informando sobre el deceso de Jorge Dreyfus "Enchilada". (Foto: Hemeroteca PL)
Nota del 17 de noviembre de 1971 informando sobre el deceso de Jorge Dreyfus "Enchilada". (Foto: Hemeroteca PL)


Honras fúnebres

Enchilada fue velado en una funeraria de la zona 9 a donde llegaron a decirle adiós miles de personas. ¡Don Enchilada, don Enchilada!, decía llorando sobre el féretro una anciana de condición humilde -secundada en sus lamentaciones por vendedores, señoras de las áreas marginales, limpiabotas y personas de los estratos donde Taco y Enchilada gozaban de gran popularidad.

El licenciado José Flamenco y Cotero, personero de la emisora La Voz de las Américas donde Enchilada se presentaba desde meses antes, declaró: "La muerte del señor Dreyfus Castillo ha sido una pérdida tan grande, como la que sentimos cuando murieron los artistas en el accidente de El Petén. Considero que es difícil dominar el arte de hacer reír, en el cual era un verdadero artífice nuestro amigo Enchilada".

El día del sepelio el féretro de Dreyfus Castillo fue trasladado al edificio de la Voz de las Américas, donde se le tributó un homenaje póstumo. La afluencia de personas, esparcidas en un área de dos cuadras, suspendió el tráfico de vehículos, ante la masiva presencia de personas se temió una avalancha.  Se confundían las lágrimas de niños, mujeres y hombres; lágrimas sinceras por el inmenso cariño, simpatía y reconocimiento hacia el artista representativo de la alegría en un rancho de un campesino como en una casa de barrio residencial.

Enchilada fue sepultado en el panteón israelita del cementerio de La Verbena en la zona 7, de acuerdo con la nota de prensa se estimó que unas 30 mil personas abarrotaron el camposanto.



Diferentes aspectos del masivo sepelio de Enchilada en 1971. (Foto: Hemeroteca PL)
Diferentes aspectos del masivo sepelio de Enchilada en 1971. (Foto: Hemeroteca PL)


¡Maté a Enchilada!

Días después Prensa Libre informaba en su edición del 24 de noviembre de 1971 la confesión del asesino del cómico, quien fue identificado como Margarito Vicente Mazariegos, un zapatero vecino de la capital. "Maté a Enchilada porque me humilló" expresó Mazariegos. El crimen sucedió el sábado 13 de noviembre en las inmediaciones del bar María Linda en la 15 avenida "A" 12-04 zona 6.

En un principio Mazariegos indicó que no se percató de que era Enchilada a quien había atacado. "La verdad es que jamás me imaginé de quién se trataba. Se presentó al bar a eso de las once de la noche y sin existir ningún motivo llegó a humillarme y chocó mi cabeza con la de otro parroquiano, que me acompañaba. Como es natural, ante tal agresión, no podía quedarme tan tranquilo y busqué venganza", indicó.

Mazariegos lo hirió tres veces con una cuchilla de zapatero, herramienta con la cual desempeña su oficio. A los dos días fue capturado por la policía y consignado a un tribunal, quien lo declaró culpable y lo condenó a diez años de prisión.