Hemeroteca

Papá es también mamá

Ante la ausencia de la esposa, decenas de hombres asumen doble rol.

Por Por: Hemeroteca PL

Archivado en:

Día del Padre Familia

Jose María perdió a su esposa hace tres arios, en un accidente de tránsito. Desde entonces, compagina su trabajo en una compañía de seguros con el cuidado de sus dos hijas.

Antes de acudir a su trabajo, José María despierta a Claudia y a María, de diez y ocho años de edad, les da de desayunar y las lleva al colegio.

"El primer día que faltó mi mujer, me eché a llorar, porque no sabía ni siquiera hacerles una cola en el pelo", recuerda con tristeza. "Pero ha mejorado mucho", se apresura a explicar su hija pequeña. José María le agradece el apoyo con una sonrisa.

El recuerda todavía con claridad las dificultades de los primeros tiempos. "Había perdido ami esposa, y estaba solo con mis hijas. Me di cuenta de que ellas sólo me tenían a mí", comenta.

Desde entonces, cada día lucha para que sus hijas sean felices en la nueva situación. "De no tocar ni un plato", José María ha aprendido a lavar, cocinar y hacer las tareas escolares junto a sus hijas.

"Cuando mi esposa murió, a veces, cuando estaban enfadadas, me decían 'mamá nos dejaría hacerlo', o 'mamá lo haría mejor'. Para mí era muy duro porque, sencillamente, no podía más", relata.



No es el único

Como José María, hay centenares de casos, como el de Pedro. Cuando su esposa le dejó, para irse a EEUU en pos del "sueño americano", hace cuatro años, Pedro quedó solo con dos niñas de 2 y 3 años.

Ahora las lleva y trae del colegio. Sin embargo, Pedro ha tenido en todo momento el apoyo de su madre. "Mis hijas identifican a su abuela con su mamá", relata.

Su trabajo de medio día como instructor de judo le permite estar bastante tiempo con las niñas, aunque, reconoce, no sabe qué haría sin la ayuda de su madre.

Figura femenina

"Lo normal es que los niños busquen otra figura materna que sustituya a la que se ha ido”, explica la sicóloga educativa Ludmilla Aguirre.

Para ella, el principal problema en las familias sin mamá es superar la ausencia de ésta. “Si el papá es una persona honrada y responsable, la familia saldrá adelante”, sostiene.

Según Aguirre, el padre está sometido a una gran presión sicológica. “Su conducta debe ser ejemplar porque sus hijos lo vigilan”, dice. Cuando la presión se vuelve insoportable, lo mejor es acudir a terapia familiar.



Nos va bien

Fernando también fue abandonado por su mujer. Desde hace cinco años cuida de sus tres hijos. Su trabajo como funcionario le permite darles buena educación.

Esta preocupado porque Ana de 8 años, reprobó su clase. “Uno para a ser el responsable de todo, como que se laven los dientes antes de ir a dormir”, afirma. Sin embargo, los cuatro miembros de su familia afirman al unísono: “Nos va bien”.

“Lo mejor es no plantearse grandes metas, no pensar para dentro de varios años, sino en mañana. Poco a poco, reconstruir tu familia”, aconseja.

Así, día a día, Fernando, Pedro y José María han ido construyendo un hogar. Sin mamá, pero como afirma Ana, la hija de Fernando, “con un papá que vale por dos”.