Hemeroteca

Una cálida experiencia en las frías faldas del Tajumulco

La época de fin de año es propicia para disfrutar el clima del altiplano de Guatemala, donde el frío es atenuado por la actitud de los habitantes que reciben al turista con cálido apretón de manos.

Por Por: Hemeroteca PL

Camino a Tajumulco, se repiten las escenas de niños y mujeres que pastorean ovejas, el cielo despejado permite contemplar una cadena volcànica en la cual destaca el Tajumulco, con sus 4,220 metros de altura.

Una taza de chocolate caliente es el mejor estímulo para continuar el viaje. La temperatura no sobrepasa los tres grados centígrados. Son casi las nueve de la mañana y estamos al pie del majestuoso volcán Tajumulco, el más alto de Centroamérica. Hemos recorrido 25 kilómetros desde San Marcos, de donde partimos a las seis y media de la mañana, envueltos en chumpas, gorros, guantes y bufandas de lana.

El tiempo exacto no se puede medir cuando se hacen paradas para captar con la lente fotográfica los impresionantes paisajes y las escenas de niños y mujeres pastoreando rebaños de ovejas. El plan original es ascender el volcán, por lo menos hasta la mitad, pero las condiciones del tiempo son adversas. Las nubes impiden la visibilidad.



El frío nos hace acercarnos a una pequeña cabaña ubicada justo en el crucero de Tajumulco, sobre la carretera que conduce a Ixchiguán. Ahí descubrimos una escena que no puede verse desde la carretera, pero que se repite en todas las casitas de adobe y madera que abundan en el área. Don Benjamín Chávez, su esposa Rafaela Ramos y seis de sus doce hijos rodean el poyo donde una fogata mediana hace hervir una olla negra. La pequeña vivienda, de tres metros de ancho por cuatro de largo, es abarrotada en cuestión de segundos por el grupo de siete personas del cual formamos parte. Pero la familia Chávez no se intimida y nos invita a acercarnos al fuego y a comer papas cocidas que, acompañadas con tortillas y chile, constituyen el desayuno familiar.

Hechizos de amor al pie del coloso

A las diez de la mañana decidimos emprender el viaje hacia el pueblo de Tajumulco. Toma cerca de 45 minutos bajando por la carretera de terracería, pero el tiempo se hace corto entre bellas estampas de niños con las mejillas arreboladas, ovejas y vacas pastando, milpa y despeñaderos que forman una especie de cañón al pie del volcán.



Buscando dónde desayunar, nos encontramos con el profesor Helber Ramírez, quien es además concejal de la municipalidad local. Descendiente de brujos, nos lleva a conocer la famosa Pila Maya, pieza arqueológica donde, se cree, los antiguos habitantes de la etnia mam celebraban bautizos. La piedra, situada en la finca Las Pilas, es hoy el centro de un altar ceremonial donde los nuevos brujos son sometidos a las preguntas que determinan su nombramiento oficial.

Tras recorrer cerca de 250 metros por un estrecho sendero, entre milpas y vegetación, nos encontramos frente al Cerro de los Amores, un hermoso peñón al cual la gente acude en compañía de un brujo para realizar hechizos que les ayuden a conquistar el corazón del ser amado. De acuerdo con Ramírez, en este lugar se celebraban antiguamente las bodas de los pobladores mam. Las invocaciones para la suerte en el amor tienen como fondo el murmullo del río Cutzulchimá que nace en la aldea Tuinimá y rodea en parte el cerro formando un romántico escenario. Pocos metros adelante el cauce del río se rompe en una enorme muesca, por donde cae una cascada de 12 metros de altura.

Salpicados por el agua de esta hermosa cascada, que al llegar a Malacatán se convertirá en el río Cabús, concluimos nuestro recorrido por este pueblo de hermosos paisajes y gente noble.



Como llegar

Para llegar a Tajumulco debe dirigirse hacia el municipio de San Marcos, situado a 253 kilómetros de la ciudad capital. Tras recorrer 27 kilómetros, sobre la carretera que conduce a Ixchiguán, llegará al crucero de Tajumulco en la aldea Villarreal, en donde se cruza a la izquierda, y recorrer cerca de 10 kilómetros sobre la carretera de terracería.

Si su intención es ascender el volcán, al llegar al kilómetro 25, encontrará el punto de inicio para el ascenso. Actualmente puede hacer más de la mitad del recorrido en su vehículo, ya que la carretera lo permite. Incluyendo la parte que debe hacer a pie, el tiempo de ascenso es de aproximadamente cuatro horas y el de descenso, de tres.

Es necesario llevar ropa y calzado apropiados para el frío intenso; así como guantes, bufanda y gorro. Si decide llegar a la cima del volcán lleve bebidas calientes y alimentos. Si baja al pueblo de Tajumulco pregunte por las panaderías y por el mer- cado, donde encontrará distintas opciones para adquirir víveres.

En el municipio de San Marcos encontrará hoteles y restaurantes con diferentes tarifas.