Izabal

Católicos de Puerto Barrios marchan contra la violencia

Una 600 personas participaron en una caminata que se efectuó ayer domingo en Puerto Barrios, Izabal, y que fue convocada por la iglesia católica para mostrar su rechazo a la violencia, descomposición social y además para pedirle al Gobierno que implemente acciones para frenar la delincuencia.

PUERTO BARRIOS.- La concentración empezó en la colonia San Manuel, aldea Santo Tomás de Castilla, y la caminata la encabezó el  obispo Domingo Buezo Leiva, párroco de la catedral de Puerto Barrios.

<p>Cientos de católicos de Puerto Barrios, Izabal participan en la marcha contra la violencia. (Foto Prensa Libre: Edwin Perdomo)<br _mce_bogus="1"></p>
Cientos de católicos de Puerto Barrios, Izabal participan en la marcha contra la violencia. (Foto Prensa Libre: Edwin Perdomo)

La caminata recorrió más de cinco kilómetros sobre la carretera al Atlántico para culminar en la Iglesia Santo Tomás de Aquino.

Buezo Léiva, dijo que la acción obedece a los elevados índices de criminalidad que imperan en Guatemala. “Es necesario pronunciarse para dejar claro que la hermandad creyente no puede acostumbrarse a vivir bajo esta presión causada por la falta de acciones adecuadas y medidas de prevención que generen un clima de cordialidad entre semejantes”, explicó.

Añadió que es necesario incentivar la inversión para generar fuentes de empleo e implementar proyectos de educación y concienciación para evitar que la juventud se vea tentada a caer en actos delictivos.

“Hay que promover la recuperación de los valores y el derecho a la vida para que la población se de cuenta de que la violencia no nos lleva a un lugar feliz. En la iglesia nos hemos unido para rezar por la paz de Guatemala,  porque Dios puede actuar en cada corazón y hacerlo cambiar”, añadió.

Patrick Oliva, una de las participantes, dijo que  la juventud participó en un gran número y que colaboraron en la elaboración de carteles con mensajes alusivos a la paz y de rechazo a la violencia. “Esto demuestra que los jóvenes están dispuestos a trabajar para promover la convivencia pacífica y  para que el espíritu de Dios permanezca en cada corazón”.