Jalapa

Joven se dedica a producir vino

Wagner Hernández, de 18 años,  relata que hace cuatro años su madre compró una libra de mora, la que licuó y usó para preparar fresco, pero por descuido permaneció almacenado durante 10 días. De repente,  al encontrar la vasija, por curiosidad probó, y se dio cuenta de que el olor y sabor habían cambiado. Exprimió el jugo y obtuvo un vaso de vino.

Por POR OSWALDO CARDONA

<p>Wagner Hernández&nbsp; encontró por casualidad la fórmula para preparar vino, y ahora tiene su propia empresa. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona)</p>
Wagner Hernández  encontró por casualidad la fórmula para preparar vino, y ahora tiene su propia empresa. (Foto Prensa Libre: Oswaldo Cardona)

<p><em><strong>JALAPA - </strong></em>Hernández, de Mataquescuintla, Jalapa,&nbsp; se había enterado por&nbsp; casualidad de cómo hacer vino de manera artesanal.<br><br>La inquietud lo llevó a indagar más sobre la elaboración de vino, y en la actualidad, además&nbsp; de mora, utiliza&nbsp; café, anís y ciruela.&nbsp; También, está en fase de prueba con la uva.<br><br>El emprendedor contó que&nbsp;&nbsp; el vino de café y mora es el que tiene más demanda.<br>&nbsp;<br>Quizás&nbsp; inspirado en el nombre de una marca famosa, Hernández creó la propia: Casillero Santiago. <br>&nbsp;<br>Lo de Santiago es en honor del volcán Santiaguito, pues en sus alrededores se cultiva la mayor parte de la fruta que el joven utiliza para la producción del vino.<br><br><strong>La fórmula</strong><br>&nbsp;<br>La fermentación de las frutas se logra luego de haberlas licuado, a excepción del café, que se hierve.<br>&nbsp;<br>Después se almacenan&nbsp; los jugos en toneles de plástico&nbsp; y se dejan tapados durante dos meses, para que se fermente su contenido.<br><br>Luego de&nbsp; esa fase, Hernández&nbsp; pasa los jugos a otros recipientes, donde los deja en reposo por un mes para que se separen del sorbo o sedimento, el cual&nbsp; vende como vinagre de cocina.<br><br>Más adelante&nbsp; efectúa&nbsp; el llenado de botella, para lo cual usa una bomba eléctrica, y después&nbsp;&nbsp; les coloca el corcho o tapón, para luego etiquetarlos.<br><br>Hernández deja reposar las botellas dos días más, antes de hacer una captación para determinar el olor, espesor, aroma, acidez y cuerpo del vino. &nbsp;<br>&nbsp;<br>El emprendedor expuso que busca distribuir su producto a otras regiones y conquistar otros mercados.</p>