Leer para Creer

Al rescate de Margarita, una vaca sin papeles condenada al sacrificio

Hasta hace pocos días, la vaca "Margarita" pastaba plácidamente en una finca de un pueblo del noreste de España, donde recibía las visitas de sus vecinos. "Es una vaca muy mansa, todos la conocen", aseguran allí. Pero una denuncia por no tener los papeles en regla llevó a las autoridades a ordenar su sacrificio. Una campaña trata ahora de salvarla "in extremis".

Por DPA

Archivado en:

España
La vaca "Margarita" podría ser sacrificada si los propietarios no presentan documentación legal. (Foto Prena Libre: 20 Minutos)
La vaca "Margarita" podría ser sacrificada si los propietarios no presentan documentación legal. (Foto Prena Libre: 20 Minutos)

"No hay razón para matarla", explica Jon Amad, cofundador del santuario de animales donde se encuentra "Margarita" desde el martes. "Es una vaca joven, con mucha energía, muy observadora e inteligente. Lo más impactante en ella son sus ganas de vivir", destaca.

En cinco días, más de 172 mil personas han apoyado con su firma la campaña lanzada en la plataforma Change.org para salvar al animal. Los habitantes de su pueblo de acogida, Tortosa, también piden su indulto. "A la vaca "Margarita" no nos la van a tocar, esto lo tenemos clarísimo", decía una vecina al diario español "El País".

"Algunas personas iban todos los días a verla y fueron ellas las que se preocuparon por su caso y buscaron una solución", explica Amad.

Un regalo

"Margarita", vaca de lidia, nació hace cuatro años en una explotación ganadera, pero al no poder ser amamantada, el dueño se la regaló a un amigo, que la acogió en su finca como animal doméstico. 

"No hubo transacción económica ni papeles", explica Ana Bayle, portavoz en Cataluña del partido animalista PACMA. "Aunque la vaca tenía que tener una documentación y cumplir una normativa estricta, en este caso no se hizo nada porque no iba a ser destinada ni a la alimentación, ni a la lidia, sino que era un animal doméstico".

Cuando se denunció su situación, hace unas semanas, las autoridades de la región de Cataluña constataron que no tenía ningún tipo de identificación ni documentación sobre su historial veterinario y su situación sanitaria, por lo que ordenaron su sacrificio en virtud de la legislación vigente, que entre otras cosas busca evitar la propagación de enfermedades como el llamado "mal de las vacas locas".

"Tenemos la obligación de exigir a los propietarios de animales el cumplimiento de la normativa y actuar en los casos en los que un animal no está identificado y el propietario no puede probar su origen ni situación sanitaria", recordó el miércoles el Gobierno catalán en un comunicado.

"Estamos trabajando con el propietario para encontrar una solución a la situación. A día de hoy, sin embargo, no sólo no ha sido capaz de demostrar el estado de salud, la identificación y el origen del animal, sino que éste ha sido trasladado sin autorización a un santuario de animales", expresó el Ejecutivo regional en una nota.

En cuarentena

Mientras se resuelve su caso, "Margarita" ha comenzado un periodo de cuarentena. El Gobierno catalán se comprometió ante los medios a otorgar una prórroga para que la vaca no sea sacrificada el viernes, cuando se cumple el plazo de alegaciones, pero los responsables del animal todavía no tienen nada oficial sobre papel, aseguran.

"En este momento, la decisión de salvar a "Margarita" es de voluntad política, porque hay resquicios (legales) para hacerlo", asegura Bayle. El único, según PACMA, es cambiar la catalogación del animal para que pase de ser considerado ganado a doméstico. 

"Si hubiera existido la figura del santuario, la vaca hubiera sido trasladada legalmente allí. Pero actualmente los santuarios no están regulados legalmente y, por tanto, no están definidas sus características ni los requisitos que debe cumplir", señala Bayle.