Leer para Creer

Sustituyen la bandera presidencial checa por unos calzoncillos rojos

Tres miembros de un grupo de bromistas muy críticos con el presidente checo Milos Zeman consiguieron el sábado subir al tejado del palacio presidencial en Praga para sustituir la bandera oficial del jefe de Estado por unos calzoncillos rojos gigantes.

Por Agencia AFP/ Praga, República Checa

“La bandera de un hombre que no siente verg enza por nada flota finalmente sobre el Castillo de Praga”, escribió en su web y en Facebook el grupo Ztohoven, conocido por sus actuaciones provocadoras.

Sus miembros aseguran que el color rojo de los calzoncillos simboliza las estrechas relaciones que, según ellos, mantiene Zeman con Moscú y Pekín. Además de su orientación prorrusa y prochina, los detractores del presidente le suelen reprochar su lenguaje vulgar.



Nad Pražským hradem konečně zavlála standarta muže, který se nestydí vůbec za nic from ztohoven on Vimeo.



El sábado por la tarde, los tres hombres, de entre 33 y 41 años, subieron al tejado del palacio disfrazados de deshollinadores. La policía los detuvo poco después y podrían ser condenados a hasta dos años de cárcel, según la policía.



Un grupo de bromistas muestran la bandera que cambiarán en el palacio presidencial de Praga. (Foto Prensa Libre: EFE)
Un grupo de bromistas muestran la bandera que cambiarán en el palacio presidencial de Praga. (Foto Prensa Libre: EFE)


El portavoz del presidente, Jiri Ovcacek, criticó en Twitter al “café praguense”, el término con el que Zeman se burla de los intelectuales favorables a su rival Karel Schwarzenberg durante las presidenciales de 2013, y lamentó que no dudaran “en profanar los símbolos del Estado”.



Miembros de un grupo de bromistas bajan la bandera checa.. (Foto Prensa Libre: Vimeo)
Miembros de un grupo de bromistas bajan la bandera checa.. (Foto Prensa Libre: Vimeo)


El grupo Ztohoven pirateó en junio de 2007 la televisión pública y emitió imágenes de un hongo nuclear, sacadas de un documental, para ilustrar el boletín del tiempo.

El mismo año logró sustituir en unos 50 semáforos de Praga las habituales figuras verdes y rojas por siluetas cómicas.