Comunitario

Mayoría de sismos se concentran en el sur

Desde el 1 de enero del 2013 hasta abril último se han registrado dos mil 31 temblores en el territorio nacional, de los cuales el 81.44 por ciento, es decir mil 654, han tenido epicentro ubicado en la parte sur del país, según datos del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Por CARLOS ÁLVAREZ

<p>Marco tectónico de Guatemala. (Foto Prensa Libre)<br _mce_bogus="1"></p>
Marco tectónico de Guatemala. (Foto Prensa Libre)

En los últimos 16 meses, únicamente 377 temblores han afectado la parte norte del país y sus alrededores, o sea el 18.56 por ciento de los movimientos telúricos detectados por la red sísmica nacional.

Un ejemplo de la alta sismicidad de la parte sur del país es que los tres últimos eventos que han sido sensibles en mayo han ocurrido en las costas del Océano Pacífico y fueron superiores a la magnitud de 4 grados en la escala abierta de Richter.

El primero ocurrió a las 13.18 horas del 16 de mayo, en las costas de México, con una magnitud de 4.1 grados Richter; el segundo fue ayer, a las 6.01 horas, en las costas de Retalhuleu, con una magnitud de 4.2 grados Richter, y el último, a las 19.02 horas, en las costas de Suchitepéquez, con magnitud de 4.2.

DESCARGUE: Marco tectónico de Guatemala

Los más fuertes

La Sección de Sismología del Insivumeh indica que de los más de dos mil temblores que han ocurrido en los últimos 16 meses solo 20 han sido iguales o superiores a una magnitud de 5 grados Richter. De estos, más del 90 por ciento fueron en el área sur del país.

La tendencia se marca durante los últimos cinco años, pues han sucedido 51 temblores iguales o superiores a los 5 grados y el 86 por ciento ocurrieron en el sur. De estos, tres han superado los 6 grados y uno ha superado los 7 grados: el terremoto que afectó San Marcos el 7 de noviembre del 2012.

Razones

Robin Yani, sismólogo del Insivumeh, indicó que la explicación lógica de la alta actividad en el sur del país puede deberse a la relación que tienen las placas tectónicas ubicadas en esa zona.

Explicó que el país está ubicado entre tres de placas, "en el norte, la de Norteamérica; en el sur, la del Caribe, y en el océano Pacífico, la placa de Cocos".

El experto indicó que el contacto entre las placas de Cocos y del Caribe es de tipo convergente. En el caso de Guatemala la primera se introduce por debajo de la placa del Caribe y se da aproximadamente a 50 kilómetros frente a las costas del Océano Pacífico.

A este fenómeno se le conoce normalmente como subducción y da origen a una gran cantidad de temblores y formación de volcanes.

Refirió que, a diferencia del fenómeno que se da en el sur, el contacto de las placas de Norteamérica y Caribe, ubicadas en el norte del territorio nacional, es de tipo transcurrente, lo que significa que las placas se desplazan paralelamente entre ellas, pero en sentidos opuestos.

Este tipo de fallas producen temblores, pero en el caso de Guatemala son menos en comparación con el contacto de placas en el sur. Sin embargo, esto no quiere decir que la magnitud de los eventos sea menor.

Estos procesos generan deformaciones en el interior de las placas y producen las llamadas fallas secundarias, que también pueden generar sismos muy focalizados.

Mitos y realidades

Algunos creen que al temblar mucho en una parte determinada es garantía de que no ocurrirá un evento mayor, pero Yani explicó que es falso, ya que estos sismos pueden ocurrir en cualquier momento y no se pueden predecir.

Otro mito es que al ocurrir un "silencio sísmico", luego ocurrirá un gran terremoto. Al respecto el sismólogo indicó que, aunque sí se da acumulación de energía, no necesariamente desencadena un evento mayor, pues la energía también se puede liberar en forma lenta con sismos menores.

Cinturón de Fuego

Grandes movimientos del mundo no afectarían a Guatemala está ubicada en un área conocida como Cinturón de Fuego, que está ubicado en las costas del Océano Pacífico.

El Cinturón se extiende sobre 40 mil kilómetros y en él se concentran más del 75 por ciento de los volcanes activos e inactivos del mundo, y alrededor del 90 por ciento de los terremotos del planeta ocurren en esa área.

Esto ha generado especulaciones sobre que los grandes terremotos de otros países generan pequeños sismos en el territorio.

Al respecto, el sismólogo Robin Yani indicó que todas las placas tienen comportamientos distintos, “por lo que sería imposible asegurar que un evento en Japón es el mismo que desencadena eventos en Guatemala u otra parte del mundo”.