El fiambre, un platillo tan único como su familia

Compre con anticipación los ingredientes de su fiambre y disfrute de la preparación en la calidez del hogar.

Esta mezcla de carnes, embutidos, quesos y legumbres destaca en la gastronomía guatemalteca y es una fusión de las artes culinarias prehispánicas y peninsulares. Con ingredientes tan diversos como nuestros antepasados, sus orígenes no se conocen con exactitud. Sin embargo, fue en el siglo XIX que el platillo se consolidó como “comida de muerto”. En la actualidad, el fiambre no puede faltar en la mesa de los guatemaltecos para conmemorar a los seres queridos que han fallecido.

Según el historiador guatemalteco Luis Villar Anleu, el fiambre “es un platillo que expresa la cosmovisión y la manera de ver el mundo del guatemalteco, tanto del mestizo como del maya”. Como reflejo de la identidad del guatemalteco, sus variedades son tan diversas como la manera de prepararlo y las personas que se involucran en el proceso. Cada familia, pueblo, barrio tiene su propia sazón y la labor de elaboración lleva varios días. Su preparación se vuelve todo un ritual. Algunas familias incluso utilizan cacerolas especiales que han sido heredadas de generación en generación, así como la receta para preparar el “mejor fiambre”, pues así lo considera cada familia guatemalteca.

Algunos consejos nutricionales

  • Evite agregarle sal pues el caldillo, aderezos y otros productos ya contienen alto índice de sodio.
  • Acompáñelo con una bebida refrescante y ligera para limpiar el paladar de todos los sabores. Los refrescos tradicionales funcionan muy bien: la rosa de Jamaica, el tamarindo y la limonada.
  • Utilice embutidos de alta calidad como los embutidos de temporada Toledo. Podrá encontrar todos los embutidos que la receta familiar necesita.

Diferentes tipos de fiambre

Fiambres hay muchos. Entre el blanco y el rojo, cada familia tiene una receta propia que muchas veces ha sido heredada entre generaciones. Estas recetas varían según la región y la familia que los prepara. Se cree que esta tradición inició cuando las familias iban al cementerio a visitar a sus muertos y llevaban diferentes viandas. En promedio, la receta del fiambre lleva 60 ingredientes sin embargo todas estas variedades tienen una preparación en común y la más importante: el caldillo.

El caldillo es ese jugo de concentrado de sabores que, al agregárselo a las verduras y los embutidos, le da el sabor al fiambre. Existe uno diferente para cada tipo de fiambre y, según la chef Mirciny Moliviatis, el caldillo para el fiambre rojo lleva una taza de vinagre, una taza de agua, una taza de jugo de remolacha, una taza de caldo de pollo, una taza de caldo de res, una cucharada de mostaza, 3 hojas de laurel, una ramita de tomillo, dos dientes de ajo y sal.

“Entre más tiempo de conserva tiene el caldillo, tendrá mejor sabor. Yo recomiendo empezar esta preparación con tiempo y no tenerle miedo, ya que ahora algunas marcas de estos ingredientes han facilitado el trabajo. La tarea resulta más fácil al involucrar a toda la familia en la preparación. Es una excusa perfecta para unir a la familia y pasarla bien”, finaliza Moliviatis.