¿Puede la IA tomar decisiones por ti?

|

Es evidente que, a lo largo de los últimos años, los avances en inteligencia artificial han sido tan notables que están marcando el devenir de las empresas y de los usuarios particulares. De hecho, en mayor o menor medida, todos disfrutamos de soluciones basadas en esta tecnología en nuestra vida diaria.

Sin embargo, la inteligencia artificial también plantea una serie de dudas y desafíos. Una de las cuestiones más interesantes en torno a ella es si tiene la capacidad de tomar decisiones por nosotros. De esto es exactamente de lo que queremos hablar aquí.

En teoría no, pero depende de para qué

En primer lugar, debemos ser conscientes de que las inteligencias artificiales con las que interactuamos habitualmente son algoritmos basados en reglas y leyes racionales. Es decir, carecen por completo de emociones y, aunque pueden aprender de la persona que las utiliza, no pueden sentir como un ser humano.

Como es obvio, las emociones juegan un papel clave en las decisiones que tomamos. Puesto que la inteligencia artificial carece de ellas, nunca es una opción recomendable darle poder en este sentido. Por ejemplo, preguntándole si debemos pedirle salir a alguien o acudir a un evento concreto.

Sin embargo, la inteligencia artificial sí que puede ser muy útil a la hora de tomar decisiones en las que, única y exclusivamente, prima la información objetiva. Sería el caso de aquellas relacionadas con estrategias de marketing o de gestión de stock dentro de una empresa. De hecho, cada vez es más habitual que los negocios se automaticen a través de este tipo de algoritmos.

Otra cuestión interesante tiene que ver con los juegos de azar. Hay quien juega a la ruleta online y gana dinero real con la inteligencia artificial, pero realmente este tipo de sistemas no tienen ninguna influencia sobre el juego. ¿El motivo? Depende solo del azar, por lo que las variables no pueden ser predichas por el software.

Otras cuestiones relevantes

Lo mismo podríamos decir acerca del impacto de la IA en las apuestas deportivas. Si le preguntas a ChatGPT, a Bard o a cualquier otro sistema qué equipo será el ganador de un determinado encuentro, te proporcionará datos históricos objetivos que pueden afectar al resultado, pero es imposible que pronostique el resultado.

Esto también sería aplicable a decisiones financieras y económicas. Los sistemas de inteligencia artificial pueden ser extremadamente útiles a la hora de elegir con base en los datos, pero nada más. No son capaces de emular la creatividad humana ni de percibir las emociones, por lo que siempre van a estar sesgados.

En definitiva, los algoritmos de inteligencia artificial pueden ser muy útiles en una gran variedad de ámbitos de la vida. Sin embargo, salvo en aquellos que se basan exclusivamente en el análisis de datos cuantificables y objetivos, no son útiles para tomar decisiones. Tal vez en el futuro sí que lo sean, pero actualmente no. Habrá que esperar para averiguar cuál es el potencial real que posee esta novedosa tecnología.

ARCHIVADO EN: