Adolescente de 16 años se suicida en Rabinal

Las obligaciones de atender un hogar a temprana edad pudo haber sido la causa que llevara a quitarse la vida a Sandy Roxan Cuxum Baley, de 16 años, a pocos meses de haberse casado con Oliverio Xitumul, pues ingirió una pastilla de phostoxín, sustancia utilizado por agricultores para preservar el maíz libre de plagas.

Vecinos consuelan a Oiliverio Xitumul, cuya esposa falleció en el CAP de Rabinal, Baja Verapaz, por haber ingerido una pastilla de phostoxín. (Foto Prensa Libre: Carlos Grave)
Vecinos consuelan a Oiliverio Xitumul, cuya esposa falleció en el CAP de Rabinal, Baja Verapaz, por haber ingerido una pastilla de phostoxín. (Foto Prensa Libre: Carlos Grave)

Cuxum fue llevada el viernes por la noche al Centro de Atención Permanente (CAP) de Rabinal, Baja Verapaz, con síntomas de intoxicación, luego de haber ingerido la citada sustancia al parecer porque tenía problemas con Xitumul, sin embargo, murió poco después de haber sido ingresada al centro asistencial.

Xitumul indicó que desconoce las causas que llevaron a su joven esposa a tomar la decisión de quitarse la vida, y señaló que la adolescente trabaja en una tortillería del área urbana, aunque su vivienda está ubicada en la aldea Guachipilín, desde donde él mismo la trasladó en su motocicleta hacia el CAP.

Según familiares de pacientes que se encontraban en lugar cuando la joven fue ingresada, esta gritaba: “No me quieres, ya no me quieres”. Personal del CAP salió a auxiliarlos, pero la joven falleció poco después.

Jerónimo Morales, médico de turno, informó que el efecto del tóxico ingerido fue rápido, y no se pudo hacer nada para salvarle la vida.

Agregó que por el olor que emanaba de la paciente identificó que había ingerido phostoxin, ya que este es muy particular.

“A nosotros lo que nos tocó fue dar aviso a la Policía Nacional Civil para que coordinara con el Ministerio Público, cuyo personal ordenó que el cuerpo de la adolescente fue trasladado al morgue del Inacif.

Personal del CAP indicó que la noche del viernes fue de intentos de suicidio, debido a que además de Cuxum, también se atendieron otros dos jóvenes que ingirieron la misma sustancia química, sin embargo, aún lograron trasladarlos al Hospital Nacional de Salamá.