Lentitud en el Renap afecta a pobladores

Al menos dos mil vecinos durmieron en los alrededores del Registro Nacional de las Personas (Renap) de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, desde el fin de semana último, en espera de un número para efectuar sus trámites de documentos, ya que según los afectados, el servicio en esa sede es lento porque hay poco personal.

Empleados del Renap trabajan a puerta cerrada.
Empleados del Renap trabajan a puerta cerrada.

Frente a la sede del Renap se formaron largas filas de vecinos de diferentes comunidades, que esperaban que esa dependencia abriera sus puertas para solicitar constancias de nacimiento y matrimonio, las cuales les servirán para que se les incluya en el programa Mi Bono Seguro.

En las filas se podían observar adultos mayores y madres con niños en brazos que soportaban las bajas temperaturas.

Según pobladores, a eso de las 7.30 horas, una trabajadora del Renap salió a repartir cien números a los primeros de la fila, e indicó que si quedaba tiempo se repartiría otra cantidad igual.

Expresan malestar

“¿Cómo es posible que solo siete personas atiendan en el Renap? En este municipio somos 85 mil habitantes, por lo que hacemos un llamado a los encargados para que contraten más personal, ya que venimos de aldeas lejanas”, expresó Rigoberto Mejía, uno de los vecinos.

Remigia Curruchich, de la aldea Canajal, ubicada a 40 kilómetros del área urbana del municipio, expresó: “Desde el domingo vine a hacer cola con mi hijo que cumplió 18 años y viene a tramitar su documento de identificación; mi sorpresa fue observar a tanta gente. No es justo que haya poco personal para atender a tanta gente”.

María Mejía, otra de las afectadas, señaló que lleva tres días de intentar tramitar una partida de nacimiento, pero debido a la lentitud del servicio no lo ha podido hacer.

La pobladora considera que si la situación sigue así, muchas personas se quedarán sin su documento personal de identificación para enero del próximo año.

Crece demanda

Trabajadores del Renap aseguraron que el incremento de las personas se debe a que quienes están inscritos en el programa Mi Bono Seguro deben presentar una constancia de matrimonio, y de nacimiento, en el caso de los niños.

Ante la afluencia de personas, los empleados de la sede decidieron trabajar a puerta cerrada e ingresar por grupos a las personas. Esto generó que los vecinos lanzaran consignas contra las autoridades de esa institución.