El alfaque, enemigo de bañistas en las playas

Durante los asuetos de Semana Santa de los últimos tres años, mil 392 personas fueron rescatadas del mar en las distintas playas del país por salvavidas del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). De estas, el 80 por ciento fueron arrastradas por alfaques, según Mynor Mejía, jefe de la sección de Seguridad, Higiene y Previsión de Accidentes de esa institución.

Puerto San José es el sitio más concurrido por visitantes durante  Semana Santa.
Puerto San José es el sitio más concurrido por visitantes durante Semana Santa.

El Sistema Nacional de Prevención en Semana Santa (Sinaprese) informó en su oportunidad que en todas las playas, lagos y ríos del país, el año pasado se registraron 18 ahogados; en el 2012, 22, y en el 2011, 24.

Mejía indicó que las muertes por sumersión que reportó Sinaprese no se registraron en playas que cubre el IGSS, en los horarios establecidos.

Resaltó que a 607 de los rescatados por personal del Seguro Social se les tuvo que practicar reanimación cardiopulmonar (RCP).

Mejía añadió que la cantidad de tragedias se debe a que los bañistas no saben cómo reconocer el riesgo de un alfaque ni horas de mayor peligro, o no acatan las recomendaciones de los salvavidas.


Ver infograría en JPG – 424 KB –

Peligro

Hugo Galindo, salvavidas del IGSS y con 29 años de experiencia, destacado en Puerto San José, Escuintla, relató que los alfaques se forman por dos corrientes que se juntan en la orilla del mar y luego arrastran hacia el interior lo que encuentran a su paso.

Comentó que se forman más cuando se da el cambió de marea baja a alta —llenante—, y viceversa —vaciante—, y que esta última es la más peligrosa porque da la impresión de que el mar está en calma.

El salvavidas señaló que el alfaque causa espuma amarillenta, lo que sucede cuando los extremos de dos olas chocan y luego forman esa corriente de resaca.

Algunas personas aseguran que el agua del alfaque es turbia, pero se debe a que arrastra arena y otros sedimentos.

“El alfaque es como un río que corre contra el sentido de las olas, con dirección al interior del mar”, aseguró Galindo.

Qué hacer

Wálter Saravia, salvavidas del Seguro Social destacado en Monterrico, Santa Rosa, comentó que es bueno que los bañistas pregunten sobre horarios y puntos de menor riesgo.

En caso de que alguien sea arrastrado por un alfaque, Saravia recomendó que se mantenga la calma; si puede, que pida ayuda, pero que no nade contra la corriente para buscar la playa.

Agregó que es mejor nadar en diagonal o paralelo a la playa hasta superar la corriente de resaca, debido a que los alfaques no son demasiado anchos y entonces se puede salir del mar.

Otra opción es dejarse llevar por el alfaque hasta que este pierda fuerza al desvanecerse atrás de la reventazón, y luego dejarse arrastrar por una ola hasta la playa.

Saravia contó que para Semana Santa colocan banderolas de distintos colores en la playa: “Las verdes indican que el lugar es propicio para bañarse; las amarillas, que la marea baja y que hay riesgo de alfaques; y las rojas, que no es recomendable meterse en el mar”.

En el pacífico

Salvavidas evitan que cifras fatales se incrementen.

Autoridades del IGSS calculan que durante el asueto de Semana Santa del 2011, cerca de un millón 723 mil personas visitaron las playas del litoral del Pacífico; de estas, 401 fueron rescatadas del mar y a 61 se les tuvo que aplicar reanimación cardiopulmonar (RCP).

En el 2012 se reportaron 931 mil 850 bañistas en el litoral Pacífico; fueron rescatados 464. Solo a cuatro no se les tuvo que aplicar RCP.

En el 2013 se reportaron un millón 233 mil bañistas en el Pacífico, y 527 rescates; 78 recibieron RCP.

Sinaprese informó que en el 2011 se registraron 24 muertes por sumersión; en el 2012, 22, y en el 2013, 18.