“¡Esto es un asalto! ¡Que nadie se mueva y no levanten la cara!”

Pasajeros de un autobús en Escuintla narraron cómo cuatro hombres armados tomaron por asalto el transporte en el que viajaban este miércoles.

Agentes de la PNC resguardan autobús asaltado en Escuintla. (Foto Prensa Libre: Carlos E. Paredes)
Agentes de la PNC resguardan autobús asaltado en Escuintla. (Foto Prensa Libre: Carlos E. Paredes)

“¡Esto es un asalto! ¡Que nadie se mueva y no levanten la cara!”, fueron las palabras que sorprendieron a los ocupantes del autobús de los transportes Esmeralda, donde murió un presunto delincuente y otras tres personas resultaron heridas.

Según el relato de un pasajero que por seguridad no reveló su identidad, los asaltantes empezaron a despojar de sus pertenencias a los demás usuarios, pero no se percataron de que uno de ellos estaba armado.

El pasajero armado intentó evitar el atraco y ocasionó un enfrentamiento dentro del autobús, donde un presunto delincuente murió, y fue identificado como Álvaro Neftalí Mijangos Meléndez, de 30 años.

El transporte cubría la ruta entre Mazatenango, Suchitepéquez, y la capital. La balacera ocurrió en el km 62 de la ruta a suroccidente, pero el piloto continuó la marcha hasta la cabecera de Escuintla, con el fin de buscar ayuda. 

Además de la muerte de Mijangos Meléndez, la Policía Nacional Civil (PNC) reportó que Pedro Tebalán Guarcas, 39, y un hombre de unos 42 años, resultaron heridos y fueron trasladados por Bomberos Voluntarios al Hospital Regional de Escuintla.

 Además, Jose Mazariegos Soto, 45, fue trasladado en un vehículo particular a la emergencia del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, con una herida de bala.

Terror abordo

Pasajeros del autobús asaltado manifestaron su preocupación por la falta de seguridad en el transporte público.
“Es lamentable que nunca se termine esta angustia de viajar en bus. Cada vez que se sube un grupo de hombres, se alteran los nervios, pues uno piensa que son asaltantes”, indicó Fernanda Pérez, usuaria.

“Vi el arma que me puso el hombre que está muerto y me gritó que le diera todo el dinero que llevaba. Al poco tiempo escuché los disparos y pensé que él me había disparado, por lo que me agaché. Luego escuché más disparos”, añadió otra pasajera, cuya identidad no reveló.

Usuarios señalaron que los delincuentes aprovechan la madrugada para abordar los autobuses y asaltarlos, pues es cuando no hay retenes policiales en la carretera, por lo que exigieron que se implementen operativos en la ruta.