El búho de la madriguera reaparece en el volcán Pacaya 113 años después de su último avistamiento

Aunque el búho de la madriguera no había sido declarado extinto, su último avistamiento documentado ocurrió hace 113 años.

El búho de madriguera no había sido visto desde hace 113 años. (Foto Prensa Libre: Carlos Echeverría)
El búho de madriguera no había sido visto desde hace 113 años. (Foto Prensa Libre: Carlos Echeverría)

Colocado en la lista de especies en grave peligro de extinción, el búho de la madriguera (Athene cunicularia), también conocido como “guía de león”, pareciera tener una esperanza de sobrevivencia, luego de que un grupo de biólogos documentó a un espécimen en un sector del volcán Pacaya, en la finca El Amate, aldea Los Pocitos, Villa Canales, Guatemala. Su último avistamiento documentado ocurrió hace 113 años.

De acuerdo con una publicación del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), el avistamiento fue hecho el domingo último por el biólogo Alfredo Valle; el propietario de la finca, Gilber Barillas; y el guía Wagner Chávez, durante una actividad de conteo de aves.

 

Tarea difícil

Luego de conocerse sobre la presencia del ejemplar en ese lugar, Carlos Echeverría, un fotógrafo especializado en el avistamiento de aves, viajó desde San Benito, Petén con el objetivo de documentar el avistamiento; sin embargo, la tarea no fue fácil, pues el clima era adverso y se enfrentó, junto a otros dos compañeros, a vientos huracanados sin lograr mayores resultados.

Le puede interesar: Autoridades y vendedores acuerdan prohibir el uso de plásticos desechables en Tikal

Fue hasta el tercer día -miércoles 9 de enero- que la suerte los acompañó, posiblemente porque las ráfagas de viento habían aumentado, cuando divisaron al búho reposado sobre rocas de lava seca, donde lograron fotografiarlo, el único material de ese tipo existente desde hace 113 años.

Aficionados a la observación y fotografía de aves en la finca El Amate, aldea Los Pocitos, Villa Canales, Guatemala. (Foto Prensa Libre: Carlos Echeverría)

“Fue muy difícil porque llegué el martes y lo buscamos durante todo el día, pero no lo logramos encontrarlo, lo veíamos volar entre la lava, pero no estábamos seguros de que fuera él. Al otro día, bajo el viento fuerte que nos movía las cámaras y que casi nos botaba con Pablo Ligorria y Pablo Chumil logramos encontrarlo aperchadito sobre la lava, por donde ha de tener su madriguera”, dijo Echeverría, psicólogo clínico de profesión.

 

 

El último registro documentado del búho consta en el libro “Catálogo de una colección de aves de Guatemala”, publicado en 1907 por el Museo de Historia Natural de Chicago, pero 113 años después la especie fue avistada en Guatemala, un acontecimiento que asombra a quienes se vinculan con el mundo de las aves.

Vea también: Cámaras captan las maravillas naturales que habitan las selvas peteneras

“Para el Consejo Nacional de Áreas Protegidas es de suma importancia el redescubrimiento y agradece a las personas involucradas en promover este tipo de actividades que colaboran en la conservación de las aves y sus hábitats. Por el momento se desconoce el número de individuos que pueden conformar la población de esta especie, la misma puede considerarse como redescubierta para Guatemala”, señala un comunicado del Conap.

 

De acuerdo con el Conap, ahora que se ha confirmado el redescubrimiento de la especie, es necesario recabar más información para establecer el tamaño de la población y asegurar que se intensifiquen los esfuerzos de conservación.

Los aficionados a la observación y fotografía de aves utilizan equipos fotográficos especiales para captar a las especies, en este caso al búho de la madriguera. (Foto Prensa Libre: Carlos Echeverría)

Según las autoridades, el búho de la madriguera fue común en el occidente de norteamérica, pero sus poblaciones han disminuido debido a factores como pérdida del hábitat, ganadería, reducción de la disponibilidad de madrigueras, uso de pesticidas, políticas agrícolas promotoras de grandes cultivos sobre pastizales nativos, decremento de mamíferos cavadores, ausencia de protocolos estandarizados de inspección y falta de información biológica de la especie.

Lea también: Fauna es amenazada en Petén y rastrean muerte de segundo tigrillo en carretera

Detalles

  • La mayoría de las especies de búhos tienen dimorfismo sexual inverso, donde la hembra es de mayor tamaño que el macho. Sin embargo, el búho de la madriguera no presenta esta peculiaridad.
  • Aunque ambos sexos son similares, la hembra es más pesada.
  • El macho suele ser un poco más grande de talla, pero relativamente más ligero en cuanto a su peso corporal.
  • El macho mide entre 19 y 25 centímetros y pesa en promedio 146 gramos y las hembras 156 gramos.
  • La cabeza es redonda, sin plumas auriculares a manera de orejas y su disco facial es de color café pálido, cejas blancas y un collar blanquecino.
  • Es un depredador de gran importancia para los ecosistemas donde habita.
  • Esa especie contribuye a la estabilidad de las poblaciones de sus presas, presenta actividad diurna y nocturna.
  • Se reproduce de marzo a agosto, generalmente es monógamo, pero puede ser polígamo.
  • El tamaño de nidada es de entre 6 y 11 huevos y el período de incubación es de 27 a 30 días.

Contenido relacionado

Fauna es amenazada en Petén y rastrean muerte de segundo tigrillo en carretera

¿Es común que serpientes y otros animales naden en el Lago de Atitlán?

Las faldas del volcán Atitlán, el refugio perfecto para el quetzal que lucha contra la extinción

1

Manuel Sagastume Hace 5 meses

Es penoso leer lo bajo que ha caído la redacción de Prensa Libre, más bajo que nunca antes. Por favor explique que significa “en grabe peligro de extinción”. Por favor……