Derrumbe mantiene en riesgo a Tectitán

Un panorama poco alentador y de incertidumbre enfrentan vecinos de Tectitán, Huehuetenango, debido a   un deslizamiento de unos 300 metros de ancho que ocurrió  en la calle principal del municipio y destruyó nueve viviendas, y también existe el   temor de que por la inestabilidad del terreno ocurra una tragedia.

Derrumbe podría crecer y partir el área urbana de  Tectitán, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Derrumbe podría crecer y partir el área urbana de  Tectitán, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

TECTITÁN – El ministro de Comunicaciones, Víctor Corado, sobrevoló ayer  el área del deslave y algunas comunidades y dijo que son  17 inmuebles destruidos  y 40 más que están con daños en todo el municipio, pero que el mayor problema es en el área urbana de Tectitán.
 
Aseguró que todo el sector de la calle principal de  la ruta nacional 7W,  que pasa por la cabecera municipal, está dañada  porque  tuberías municipales colapsaron y causaron un socavamiento, que con la lluvia se convirtió en un deslizamiento.
 
El derrumbe abarca unos 300 metros de ancho  y por este se han  desplomado nueve viviendas.

No quieren evacuar

“Por ahora el panorama es complicado porque las personas se resisten a evacuar. Le hago un llamado a todos los pobladores del área y a las autoridades locales para que puedan movilizar a las personas, porque es un peligro latente”,  resaltó Corado.

Añadió que se tiene proyectado apoyar a los damnificados con casas, pero enfrentan el problema de que en ese sitio no hay terrenos aptos para construir, por lo que esperan la llegada de expertos geólogos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), para que hagan una  evaluación técnica que permita determinar a dónde se puede trasladar a los damnificados.

Zona de peligro

El ministro detalló que a  simple vista se evidencia que Tectitán es zona de peligro, pero que hasta no tener los informes no pueden dar una postura oficial al respecto.

Reconoció que toda el área urbana corre peligro, pues la corona del deslizamiento podría abarcar otras viviendas aledañas a la zona ya afectada.
 
Vecinos comentaron que tienen miedo de que el patrón de deslizamientos continúe y   caigan al abismo más casas, o que el área urbana pueda partirse en dos.

Por esa razón exigen a las autoridades que  evalúen el área, y  que cuanto antes informen de posibles riesgos.

Angustia

La vecina Antonieta González  no pudo contener el llanto al relatar los momentos de pánico que vivió el viernes último, cuando ocurrió el derrumbe.

Manifestó que su casa está próxima al deslave y por ello no están tranquilos, pues escuchan retumbos y hay vibraciones por la caída de material, lo que hace suponer que el área es  inestable.

González comentó que en las calles del municipio hay grietas por todos lados y el agua se filtra, por lo que temen que la tragedia abarque toda la cabecera municipal.

Pablo Roblero, quien perdió su casa por el deslizamiento, aseguró que no han recibido ayuda de  las autoridades y que son los pobladores quienes les han dado alimentación.

Narró que ha sido doloroso perder su casa y que el terreno está tan mal, que no se pude volver a construir en ese lugar.