Turba quema cuatro vehículos y una vivienda

Más de mil personas de varias aldeas de Chiantla quemaron ayer en la madrugada una casa, un picop y tres camiones en el caserío Buena Vista, Las Manzanas, y vapulearon a cuatro familiares de un concejal, a quienes sindicaban del secuestro de un niño. El funcionario también fue agredido cuando mediaba para lograr la liberación de sus parientes.

Publicado el
policías, en el área de conflicto.
policías, en el área de conflicto.

Los retenidos por la turba fueron los hermanos Érick Joel y Neftaly Santos Saucedo, de 18 y 26 años, respectivamente; Víctor Hugo Saucedo Rodríguez, 31, y Tomás Saucedo Ramírez, 68.

Los dos primeros detenidos son primos del concejal de Chiantla Romeo Aníbal Saucedo Rodríguez, otro es hermano del funcionario y el último es su tío.

Las autoridades informaron que el lunes recién pasado, un niño fue plagiado en el caserío Cochicó, cercano a Las Manzanas. Los secuestradores exigían a la familia Q100 mil para dejarlo libre.

Explicaron que los padres del infante, que aún no ha sido liberado, residen en Estados Unidos y que por ello posiblemente se cometió el secuestro.

Añadieron que los disturbios empezaron la noche del miércoles último, cuando vecinos supuestamente escucharon el llanto de un niño en la casa del tío del concejal, en el caserío Buena Vista, y se aglomeraron frente al inmueble.

Pobladores de varias comunidades llegaron a ese lugar e irrumpieron en la vivienda, y, al no encontrar al menor, retuvieron a Tomás Saucedo Ramírez y lo golpearon.

Relato

“Me decían que me iban a quemar y me iban a matar por una mala información de un individuo que dijo que le habían llamado para decirle que en mi casa estaba el menor”, dijo Saucedo Ramírez.

Agregó que, en un descuido, él escapó de sus captores, huyó a un potrero y se escondió hasta que unos vecinos lo encontraron y lo ayudaron a escapar. Después, la Policía lo encontró y lo puso a disposición de un juez.

Disturbios

La turba, molesta por el escape de Saucedo Ramírez, le prendió fuego a la casa de este y a un camión que estaba estacionado en el lugar, y luego se dirigió a la casa del hermano y los primos del concejal, donde quemaron otros dos camiones.

El concejal Aníbal Saucedo Rodríguez llegó a tratar de dialogar con la población, a fin de evitar más incidentes y que la turba entregara a sus parientes, pero esta también lo retuvo y quemó su picop.

El concejal y sus familiares fueron amarrados y golpeados durante varias horas, pero finalmente consiguieron escapar y posteriormente fueron encontrados por la Policía, que puso a los parientes del concejal a disposición de un juez.

Aníbal Saucedo Rodríguez dijo que toda la noche y madrugara intentó que la Policía y la Comisión Presidencial de Derechos Humanos (Copredeh) llegaran a la comunidad a mediar, pero nadie se atrevió a presentarse, y por eso él y sus familiares optaron por escapar.

Pobladores rechazan mediación

Vayron Herrera, de la Copredeh, dijo que no hubo forma de dialogar con los vecinos que tenían retenidas a las cuatro personas.

Agregó que por ello   la Policía tuvo que movilizarse al lugar para tratar de rescatar a los rehenes, pero no pudieron ingresar en  la comunidad.

“Nos preocupa este tipo de hechos,  porque vulnera la gobernabilidad, ya que nunca se pudo comprobar  que el niño secuestrado estuviera en la casa donde señaló la turba”, expuso Herrera.

El oficial de la Policía  Rutilio BarrIos informó que los vecinos no permitían el ingreso   y tenían barricadas en el camino.