Cinco hombres y una mujer son sentenciados por masacre

Cinco hombres y una mujer fueron condenados este viernes por el Tribunal de Sentencia de Jalapa al encontrarlos culpables de haber participado en una masacre en la aldea Aguamecate, San Pedro Pinula, de este departamento, donde dieron muerte a cuatro mujeres y a un menor de edad, en octubre del 2013.

Los sentenciados    en la sala del Tribunal de Sentencia, en Jalapa, escuchan el veredicto del juez que dictó la sentencia que va desde los 20 a 48 años de prisión. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Los sentenciados    en la sala del Tribunal de Sentencia, en Jalapa, escuchan el veredicto del juez que dictó la sentencia que va desde los 20 a 48 años de prisión. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

Los condenados son Alba Dalila González Méndez, con 20 años de cárcel por asesinato; José Miguel Hernández y Danilo López Lorenzo, 88 años por asesinato y femicidio; Élber de la Cruz Nájera, 40 años de prisión por asesinato; Luis Haroldo Pérez Nájera, 48 años de cárcel por asesinato, y Carlos Gilberto Elías Castro, 40 años de prisión por asesinato.

La condena emitida por el Tribunal de Sentencia fue por el asesinato de Carmelina Hernández y Hernández, Dora Marleny Hernández, Rita Elizabeth Hernández Hernández y Ángela Pérez Hernández, así como Isaú Miguel Agustín, de 6 años, y la tentativa de asesinato de Berta Rosa Agustín López, hechos cometidos el 12 de octubre del 2013 en la vivienda de las víctimas en la aldea Aguamecate, San Pedro Pinula.

En el proceso se comprobó que José Miguel Hernández, alias Pastilla, fue contratado por Alba Dalila González Méndez, y este a su vez contrató al resto de los ahora procesados para dar muerte a las mujeres en mención. Este individuo luego de la contratación de los cuatro sicarios fue quien proporcionó las armas con las que fueron cometidos los crímenes.

Las pruebas científicas fueron determinantes para que el Ministerio Público (MP) obtuviera la referida sentencia en contra de los sindicados, ya que las pruebas de ADN fueron parte fundamental, pues dieron positivo en cuanto a que una de las víctimas estaba embarazada de José Miguel Hernández, lo que motivó la ira de Alba Dalila González Méndez, quien por celos planeó la masacre cegada por los celos.

Además, el MP comprobó en las pruebas balísticas que las balas extraídas de los cadáveres fueron disparadas con las armas que les fueron decomisadas a los acusados el día que fueron capturados en los allanamientos.

El fiscal Félix Carías se mostró satisfecho por el trabajo que desarrolló el MP durante el tiempo que duró la investigación y el trabajo en las 10 audiencias que se llevaron a cabo durante el juicio.

Mientras tanto, la defensa de los ahora sentenciados, por medio del abogado Luis Carranza Lorenzana, no se pronunció al finalizar la misma, por lo que se desconoce si presentarán recursos de apelación a los que tienen derecho según la ley.