Ultiman a maestro de primaria frente a su vivienda

El maestro Juan Augusto García Godoy, de 28 años, murió baleado el viernes a eso de la media noche en la 8ª. calle del barrio Latino, zona 1 de Jutiapa, cuando se disponía a ingresar en su vivienda en una motocicleta.

Juan García  aparece junto a su hija en una foto familiar del 2011. (Foto Prensa Libre: Óscar González)
Juan García aparece junto a su hija en una foto familiar del 2011. (Foto Prensa Libre: Óscar González)

Según versión de familiares, hombres armados dispararon contra García en el rostro y tórax cuando Luvia Rebeca García, esposa de la víctima, le abría la puerta de la vivienda para que entrara.

García retornaba con su esposa de una velada realizada por el Comité de Huelga de Dolores del Jusac, en la que compartieron con amigos en una actividad en la que fue presentado el show de Reyes Feos del Campus Central.

Al concluir la actividad la pareja retornó a su vivienda en el barrio Latino. La esposa de García se bajó de la moto para abrir la puerta, y en ese momento se le acercaron desconocidos para ultimarlo.

Juan García era maestro de educación primaria en una comunidad rural de Jutiapa. También formó parte de la selección departamental de basquetbol de Jutiapa y fue integrante de equipos en la Liga Profesional de Baloncesto. Familiares informaron que en mayo de este año se graduaría de Licenciado en Pedagogía y Administración Educativa.

Vecinos del barrio Latino condenaron el crimen. Mario Cámbara manifestó: “Juanito era una persona muy apreciada en el barrio, aquí lo conocimos desde niño, muy respetuoso y trabajador, adoraba a su esposa y su hija. En Jutiapa ya no se puede vivir en paz, si matan a la gente honrada como Juanito, es una muestra clara de que los sicarios operan con toda libertad”.

Maritza Paiz, vecina del sector, comentó: “No me explico cómo un muchacho tan sano, buen deportista, padre responsable y sobre todo muy buen vecino, fue asesinado de esta forma frente a su esposa. Exigimos a las autoridades que realicen una investigación seria de este crimen, porque no podemos permitir que más gente valiosa muera mientras las autoridades solo archivan los expedientes”.

Según familiares, García no había recibido amenazas de muerte.