Vecinos de Jutiapa ubican sitios donde operan maras

La tragedia vivida con la niña Ashlin Castellanos, de 4 años, quien fue plagiada, ultrajada y estrangulada por pandilleros en Jutiapa, ha puesto en discusión el problema que se vive en varios sectores de la cabecera, en donde operan grupos de mareros que asaltan, extorsionan y matan con toda impunidad.

Publicado el
Uno de los callejones de la cabecera de Jutiapa que es señalado por vecinos de ser guarida de pandilleros. (Foto Prensa Libre:)
Uno de los callejones de la cabecera de Jutiapa que es señalado por vecinos de ser guarida de pandilleros. (Foto Prensa Libre:)

Un vecino, que se identificó únicamente como Héctor, dijo:  “Tuvo que morir una niña para que las autoridades prestaran atención a lo que estamos viviendo en las colonias del norte y otros sectores de este municipio”.

“Aquí todo mundo sabe que hay mareros y   dónde viven, pero nadie denuncia.  En las colonias del norte tenemos miedo de hablar del tema porque esos tipos son muy sanguinarios, le dan muerte  sin piedad a las personas”, indicó.

“Hay varias casas que utilizan como escondite, en donde los fines de semana ingieren licor, consumen drogas y hacen escándalos con disparos al aire con armas de fuego”, refirió Héctor.

“Llamamos a los agentes, pero nunca vienen porque parece que les tienen miedo;  muchos vecinos sospechamos de que estos son cómplices de los pandilleros, porque no los capturan y ni siquiera los registran cuando los hallan en la calle”, afirmó.

Otro poblador, conocido solo como Alejandro, mencionó que las colonias del norte están ubicadas en los alrededores del estadio El Cóndor, en el barrio del mismo nombre,  donde también se encuentran   las colonias Méndez Orozco y La Democracia     1, 2 y 3, en donde se calcula que residen más de  dos mil personas,  la mayoría  en condiciones de pobreza extrema.

Con voz suave mencionó que en esos lugares  operan maras, cuyos integrantes que salen a asaltar en motocicletas. Además, hay sicarios que tienen entre 15 y 17 años que son  entrenados por el  grupo para que ejecuten los asesinatos por encargo.

Karla, otra afectada, explicó que en una de las  colonias mencionadas residía la niña Ashlin Castellanos, quien fue asesinada por un pandillero. Luego de esta tragedia  los vecinos les impiden a sus hijos que salgan a jugar a las calles porque creen que puede ocurrir otro hecho sangriento.

Otro residente,  Carlos, señaló:  “En los callejones  de esas colonias es común ver a  niños de todas las edades jugando, especialmente por las tardes, pero desde el 11 de agosto último, cuando fue plagiada Castellanos, ya ninguno de nosotros los  dejamos   salir porque tenemos miedo.  Es una psicosis la que se vive, y lo peor es que no vemos policías que realicen patrullajes, a pesar de lo ocurrido”.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquiérala aquí.

Encuentran cadáver de menor que había sido secuestrada

El cuerpo de Ashlin Johana Castellanos Nájera, de 4 años, quien fue secuestrada el 14 de agosto último, fue localizado sin vida este viernes en la colonia Interamericana, en la cabecera de Jutiapa.

Autoridades informaron que la menor tiene señales de violencia y se presume que fue ultrajada. El hallazgo causó indignación de vecinos, quienes exigen justicia.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó el jueves último que capturó en la cabecera de Jutiapa a Cristian Alexander Cordero Ordóñez, de 19 años, presunto secuestrador de la menor, a quien habría abandonado porque le molestaba su llanto.

Cristian Alexander Cordero Ordóñez es aprehendido por un agente policial, en Jutiapa. (Foto Prensa Libre:)

Marvin López, de la Comisaría 21 de la PNC, indicó que Cordero confesó el secuestro de la menor, el cual ocurrió el martes último en el sector conocido como Colonias del Norte, en la cabecera de Jutiapa.

 “El individuo afirmó que debido a que la niña lloraba mucho la dejó frente a la entrada del cementerio general de la ciudad de Jutiapa”, aseguró López.

Vecinos informaron que cuando ocurrió el plagio, la menor jugaba con otro niño cerca de unas piletas en la colonia La Democracia Dos, de donde Cordero se la llevó a la fuerza en una motocicleta y con rumbo ignorado.

Familiares de la niña identificaron al individuo como el culpable del rapto y brindaron información a la PNC para que le dieran seguimiento al caso, por lo que efectuaron la captura.

“La familia de la niña considera que el hecho es producto de una disputa familiar entre los padres de la menor, quienes están divorciados”, expresó López.