Langosta centroamericana: Maga se alista para fumigaciones en Petén y Jutiapa

Más de mil hectáreas de terreno en el norte de Petén se han visto afectadas por la plaga de langostas voladoras.

Publicado el
La voracidad de la langosta centroamericana la hace letal para los cultivos de granos básicos. (Foto Prensa Libre: Cortesía Cooperativa Agrícola Integral Las Cruces RL)
La voracidad de la langosta centroamericana la hace letal para los cultivos de granos básicos. (Foto Prensa Libre: Cortesía Cooperativa Agrícola Integral Las Cruces RL)

El próximo 20 de julio el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) iniciará con los trabajos de fumigación contra la langosta voladora en los departamentos de Petén y Jutiapa, según informó la cartera en un comunicado de prensa.

A decir de su titular, José Ángel López, “En este momento aún no es una amenaza para los cultivos, pero realizaremos todas las acciones para evitar que se incremente en la población”.

Según indicó el Maga, en Petén trabajan 9 brigadas con 20 bombas motorizadas para los trabajos de control de la plaga, además de equipo especial. Unos 30 técnicos fueron capacitados para aplicar el químico para aplicar las muestras que ayudarán a establecer las variables del insecto.

Territorios afectados

La cartera de Agricultura informó que fueron exploradas más de 10 mil hectáreas de terreno al norte de Petén, de las cuales 1 mil 76 tienen presencia de langosta voladora, afectando pastizales, plantaciones de maíz, ajonjolí y maní.

Dolores, Melchor de Mencos, La Libertad, Las Cruces y Santa Ana son los municipios en donde se encuentra el insecto.

La hoja de maíz es uno de los alimentos preferidos de la langosta centroamericana. (Foto Prensa Libre: Cortesía Cooperativa Agrícola Integral Las Cruces RL)

Además, según el Maga, en la aldea Horcones en Atescatempa, Jutiapa, es recurrente desde 2013 la plaga de este insecto. En una exploración desarrollada el 15 de julio pasado se lograron establecer daños en cultivos de maíz y frijol.

En el cerro Las Víboras, productores han abandonado la siembra en un 90 por ciento. En el lugar no se encontraron insectos adultos, pero sí ninfales que van desde la fase 1 hasta la 5, lo que representaría un “problema mayor”, según indica la cartera, que trabaja en una “vigilancia estricta” de un área que supera las 300 hectáreas de plantaciones para evitar propagación de los brotes.